| 10/30/2005 12:00:00 AM

Reelección y mercados

A la popularidad de Uribe se suma la enorme liquidez mundial, que induce el ingreso masivo de capitales hacia el país. ¿Qué pasará cuando esta situación se revierta?

El fallo de la Corte Constitucional acerca de la exequibilidad del acto legislativo 02 de 2004, que modifica la Constitución de 1991 para permitir la reelección presidencial, sacó al país de una larga expectativa y fue recibido positivamente por los mercados financieros y de capitales. Sin embargo, casi al tiempo con este evento ocurrió otro, en el ámbito internacional, que recibió poca atención en nuestro medio. Se trata del aumento de la inflación en Estados Unidos, que da una seria señal de alerta respecto al rumbo que podría tomar el mercado global de capitales en los próximos meses.

En los tiempos recientes, Colombia (como los otros países emergentes) ha gozado de abundante acceso a capital barato en los mercados internacionales. La enorme liquidez mundial generó bajas tasas de interés, en especial en Estados Unidos. En el caso de Colombia, a la confianza que inspira el presidente Álvaro Uribe entre los inversionistas, tanto locales como extranjeros, se sumaron unas condiciones externas favorables que hicieron posible una gran afluencia de recursos. Logramos ser atractivos de nuevo para el capital, el cual vino buscando en unos casos los altos rendimientos de los activos colombianos y, en otros, siguiendo decisiones estratégicas de largo plazo.

El fallo de la Corte Constitucional ha sido recibido como un hito que consolidará esa tendencia favorable en los mercados financieros. Sin embargo, no podemos olvidar que este es un evento local en un mundo donde las fuerzas económicas operan globalmente. El aumento de la inflación en Estados Unidos, aunque aún incipiente, podría marcar el inicio de la reversión de la tendencia favorable de los flujos de capital hacia las economías emergentes.

El aumento de 1,2% en el índice de precios al consumidor en un solo mes en ese país, debido el impacto que sobre los precios del petróleo y la gasolina tuvo el huracán Katrina, ha prendido las alarmas y ha incrementado la probabilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos incremente los intereses de corto plazo más rápidamente de lo previsto.

Ante la sola posibilidad de que esto ocurra, se produjo una venta masiva de acciones en las principales bolsas del mundo y aumentaron los spreads de la deuda de los países emergentes. En otras palabras, lo que se vio en los mercados en los últimos días fue un aumento de la aversión al riesgo, que podría afectar los flujos de capital hacia estos países.

La posibilidad de la reelección del presidente Uribe tranquiliza a los mercados, en la medida en que abre la puerta a la continuidad de un programa de gobierno basado en la seguridad, que ha funcionado (hay que esperar, de todas formas, el fallo de la Corte Constitucional con respecto a la ley de garantías). Sin embargo, no se debe confundir lo positivo que pueda tener la reelección del presidente Uribe con la solidez real de la economía colombiana ante un cambio en las condiciones de los mercados globales de capital.

Tarde o temprano, los mercados le van a cobrar al país no haber hecho la tarea en el tema fiscal. Cuando los inversionistas se muevan de nuevo por los fundamentales de las economías en las que invierten, antes que por el deseo de obtener altos rendimientos para cualquier nivel de riesgo, Colombia no va a quedar tan bien librada.

En ese momento, el acceso a recursos externos será limitado, independientemente de quién sea el Presidente de Colombia. El próximo Presidente, quien quiera que sea, tendrá que ponerse en serio en la tarea de corregir el problema fiscal.

Esto implica sacar adelante una reforma pensional y una tributaria. Si estas no se hacen, ya sea porque el gobierno no las presenta o porque el Congreso no las aprueba, los inversionistas dejarán de apostarle a Colombia. No debemos confundir una abundancia coyuntural de liquidez internacional, con la idea extrema de que un Presidente colombiano que infunda confianza puede cambiar la forma en que los mercados financieros evalúan los fundamentales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?