| 4/30/2009 12:00:00 AM

¿Quién rige la política?

Incomprensibles, por decir lo menos, son las decisiones recientes de política para el sector automotor y la industria de biocombustibles en Colombia. No solo atentan contra las dos industrias, sino contra los consumidores.

Como si las decisiones que se toman hoy no tuvieran consecuencias en el mediano y largo plazo, el Gobierno se ha dedicado a expedir decretos y reglamentaciones que bien podrían acabar con la naciente industria del etanol y, de paso, con la industria automotriz en Colombia.

Las medidas han causado honda preocupación en todos los sectores que tienen que ver con el tema. Ni siquiera se trata de discutir aquí si son buenas o malas. El punto es que son incomprensibles por contradictorias y porque detrás de ellas solo hay improvisación y presión de diferentes grupos de interés (ver artículo pág. 38).

Con el propósito de estimular la industria de biocombustibles, el Gobierno exigió en un decreto del 31 de marzo que, para el año 2012, los vehículos que circulen en el territorio nacional deberán estar habilitados para utilizar hasta un 85% de etanol o de biodiesel en la mezcla de gasolina.

Si la medida se mantiene como está, el impacto sobre el mercado automotor en Colombia podría ser extraordinariamente negativo. Colombia sería el único país del mundo con este tipo de restricción (en Brasil el porcentaje utilizado en la mezcla es opcional) y la oferta en el mercado nacional se reduciría considerablemente, pues solamente sería posible fabricar o importar vehículos que cumplan con la norma.

Por otra parte, lo más sorprendente y la mayor muestra de la descoordinación entre los miembros del Gobierno es la decisión que tomó unilateralmente el Ministro de Minas y Energía, en el sentido de modificar la fórmula para el cálculo del precio del etanol. Según el gremio del sector, el cambio que se introdujo en la fórmula, que ahora utilizará el precio del azúcar crudo en lugar del precio del azúcar refinada, representa un alto costo de oportunidad para la industria y afecta los planes de proyectos futuros para la producción de etanol.

En suma, este es el raro caso de una política que perjudica a todos los involucrados. Las contradicciones ponen en evidencia que realmente no hay política y reina la improvisación. Mientras por un lado se exige el mayor uso de biocombustibles en la mezcla de gasolina y se embarca al país en un proyecto de gran envergadura, con altísimos costos, por otro se toman medidas que desestimulan la producción de los biocombustibles. ¿Quién entiende? ?

Hay más contradicciones en otras medidas recientes.

En marzo pasado, ante el desplome de la industria manufacturera y, en particular, de la industria automotriz, el Gobierno estableció una línea especial de crédito para financiar la compra de vehículos de gama baja y pickups de producción nacional, como medida anticíclica para mejorar las ventas del sector y evitar mayores despidos de trabajadores. Sin embargo, la medida se tomó sin tener en cuenta la debilidad de las finanzas de los hogares en la coyuntura actual ni, lo que es peor, el impacto del precio de la gasolina en los ingresos de las familias. Esta fórmula para reactivar a la industria automotriz implica elevar el endeudamiento y agravar la fragilidad financiera de los hogares.

Una manera más sencilla y más efectiva de aumentar la demanda habría podido ser, por ejemplo, reducir el precio de la gasolina para reflejar la caída del precio internacional. Esto habría tenido un impacto directo en los ingresos de los hogares y otro indirecto, a través del menor costo del transporte y los alimentos.

Lo que está pasando en estas dos industrias apenas muestra algunos ejemplos de la descoordinación, falta de planeación y ausencia de claridad del Gobierno, lo cual es muy preocupante. La obsesión por involucrarse directamente en los sectores lleva a este gobierno a olvidar la necesidad de ser claro y consistente con las señales que da, y a incurrir en contradicciones que tienen costos extraordinariamente grandes para todos los agentes económicos. ?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?