| 7/1/1995 12:00:00 AM

Quid del asunto

A TODO MINISTRO de Hacienda le gustaría hacer y deshacer durante su gestión. Antes del cambio constitucional que le dio independencia al Banco de la República y a su junta para manejarla política monetaria y cambiaria, el ministro de Hacienda simplemente ordenaba lo que tenía que hacerse y nadie se podía oponer.

Todavía no están lejanas las épocas en las cuales el ministro de Hacienda, para darle gusto a su presidente, repartía cupos a los grandes empresarios del país que estaban al borde de la quiebra (la mayoría de las veces por malas decisiones empresariales). Tampoco importaba, en esas épocas, si el ministro era irresponsable con el gasto público, es decir, si gastaba más de lo que podía financiar, puesto que con una orden suya el Banco de la República cubría el faltante con un cómodo préstamo, que terminaba siendo, simple y llanamente, emisión primaria. Todos los colombianos, y especialmente los más pobres, terminaban pagando la irresponsabilidad del ministro de turno.

Parece que Perry añora las viejas épocas al querer acabar con la independencia del Banco de la República. El ministro quiere tener campo de maniobra para ser irresponsable como lo fueron muchos ministros anteriores. Se es un ministro de Hacienda irresponsable cuando se engaña al país y se le dice que se puede gastar mucho más de lo que se recibe por ingresos tributarios. Se es un jefe de Planeación Nacional irresponsable cuando se diseña un plan de desarrollo completamente irreal, donde no hay prioridades de gasto y donde se le establecen al gobierno metas inalcanzables.

La rabia de Samper y Ocampo con la junta del Banco de la República no es porque ese cuerpo colegiado no haya coordinado con ellos las metas. Sí lo ha hecho. Tanto el 18% de meta de inflación, como el corredor cambiario y monetario fueron acordados conjuntamente. Pero lo que sí no ha sido coordinado con la junta es la irresponsabilidad en materia de gasto público. Perry y Ocampo han dicho que se va a gastar muchísimo más de lo que pueden. Y ahora se están estrellando contra las paredes. Eso no es culpa de la junta del Banco sino de ellos mismos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?