| 2/1/1995 12:00:00 AM

Populismo a la lata

GOBIERNO Y MEDIOS de comunicación andan desaforados metiéndose en las negociaciones privadas cíe los colombianos. El ministro Marín aparece todos los días en la televisión condenando a todo aquel que aumente sus productos o sus remuneraciones por encima del 18%. Y hay periodistas de primer nivel, que pertenecen al grupo de los 100 mejor pagados de Colombia (y que ajustaron este año sus remuneraciones muy por encima del 18%), colocándose en la posición de "jueces morales" del resto de los colombianos, dando palmaditas públicas en la mano" a personas o negocios objeto de críticas clandestinas por teléfono.

Lo peor de esta infantil historia es el impacto sobre la cultura económica del país. En una economía de mercado unos precios suben más que otros, dependiendo de la escasez o abundancia relativa de los respectivos productos o talentos. Las variaciones en los precios relativos son la base del funcionamiento de la economía de mercado, pues es por medio de esas variaciones que se proporcionan las señales a los agentes económicos para producir una mayor o menor cantidad de un determinado bien o servicio. Sin esas señales, la economía de mercado funciona patas arriba. Pero esta lección, que se enseña en kinder de economía, la desconocen la mayoría de los periodistas, el grueso cíe la población y muchos políticos.

Desde el gobierno se ha montado todo un show para hacer creer a la gente que los precios no dependen de la oferta y la demanda sino de la voluntad política del gobernante. Esa creencia le cae como anillo al dedo a los políticos populistas, como el ministro Marín y el presidente Samper, puesto que les da una mayor importancia ante la opinión pública de la que realmente tienen. Queda la percepción de que los precios de una infinidad de productos y servicios son resultado de una decisión política y no económica.

Los únicos precios que el gobierno puede controlar a medias son los de las empresas de servicio público, y eso porque son monopolios estatales. Puede que la inflación baje al 18%, pero eso sería porque la junta del Banco de la República se puso, por fin, las pilas con la política monetaria, tal como ha sido el caso durante estos últimos meses.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?