| 4/1/1997 12:00:00 AM

POBRES POBRES

"La única proyección económica que no falla en este gobierno es la de un aumento en el hueco de las finanzas nacionales.".

EL SEÑOR SAMPER, el aspirante Serpa y un sinnúmero de políticos, politiqueros y politiquines, todos de pelambre parecido, hablan con gran suficiencia de la justicia "social" y se autoproclaman defensores de los pobres. De hecho, cuanto más hueco y corrupto sea el político de turno más énfasis pone en el lenguaje de lo "social". Es una especie de disco rayado, un recurso retórico que sirve de disfraz.



Claro que todavía hay muchos incautos que creen que si un político habla de justicia "social" es por su gran sensibilidad. Así como hay muchos incautos que celebran las posturas infantiles de Mockus, como si se tratara de expresiones sublimes de pedagogía cívica.



La verdadera sensibilidad social no consiste en 'pobretear' a los pobres. Ni tampoco en declararse partidario de la justicia "social" mientras se promueven conductas que se traducen en despilfarro y robos al presupuesto nacional.



La verdadera sensibilidad social consiste en cumplirle al país con trabajo honesto y apoyando políticas gubernamentales serias y realistas. Antes que demagogia, populismo y verborrea, lo verdaderamente "social" son acciones eficaces para solucionar problemas específicos de la población más necesitada.



Nada más contrario a los intereses de los pobres que la demagogia de quienes se autoproclaman sus defensores.



Nada se saca con más gasto "social" que consista en burocracia y contratos para parientes y amigos de los políticos amigos del gobierno. Es más, este gasto "social" ineficiente es un lastre que impide atender las verdaderas prioridades del gobierno y ocasiona desequilibrios macroeconómicos que traen desempleo, revaluación y desestímulo a la inversión verdaderamente productiva.



El señor Samper, Serpa y sus seguidores representan la peor expresión de esa demagogia "social", cuyos resultados son los de ahondar la pobreza de los pobres y los de empobrecer a los menos pobres. Pobres pobres con esos supuestos amigos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?