| 11/1/1993 12:00:00 AM

Platica de Doña Rita

Gaviria sugiere plan de desarrollo para sus sucesores Pide invertir US$ 50.000 millones.

RUDY REPARTIENDO de a $300 millones por congresista. Que para tal pueblito, que para tal callecita, que para tal escuelita. Doña Rita estaba tan feliz porque iba a recibir su partidita. Pero más feliz estaba don Abdalá Cacijatincongo quien nombra a doña Rita para asegurar que las platicas de las partiditas lleguen a su bolsillito con contraticos bien hechecitos.

¿Qué hace la Nación a través de su ministro de Hacienda repartiendo partiditas? Al Presidente no hay que preguntárselo porque se pone bravo y dice que el Congreso está en su derecho de involucrarse en el presupuesto, siempre y cuando no sea a través de fundaciones. Ni tampoco el Ministro de Hacienda o el jefe de Planeación podrán responder puesto que ellos no están para evaluar la conveniencia del pavimentico de la callecita que llega a la casita de doña Rita en Cucunubá. ¿Qué tal que el banco de proyectos de Planeación estuviera compuesto de otras callecitas y de otras escuelitas de Doña Rita?

Desde que se descentralizó el gasto público a través de unas crecientes transferencias, la Nación no tiene por qué involucrarse en los pequeños proyectos locales. Eso es función de gobernadores y alcaldes. Si ellos usan mal los dineros públicos, allá ellos y quienes los eligieron. El gasto de la Nación son los grandes proyectos de infraestructura, la justicia, el orden público, el pago de maestros y médicos y una serie de servicios que proporciona por mandato de la ley.

El Congreso debe debatir no solamente cómo se distribuye este gasto dentro de los grandes rubros, sino también cuál es su eficacia y su concordancia con la política económica general, así como su contribución al desarrollo regional. Este es su verdadero rol y no el de sacarle al Ministro de Hacienda la partidita de doña Rita.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?