| 9/28/2011 6:00:00 PM

Petróleo cuesta abajo

El gran coletazo de la crisis mundial para América Latina vendrá por el lado más complicado: el derrumbe en el precio del petróleo y los demás commodities.

Mientras el mundo entero está pendiente del default de Grecia y el eventual colapso del euro, en América Latina la preocupación tiene nombre propio: un posible desplome en los precios del petróleo y el resto de las materias primas. No se trata de cualquier friolera. Los altos precios de los commodities han sido el motor detrás del crecimiento de la región en los últimos años. La caída de sus cotizaciones internacionales podría implicar el adiós a los buenos vientos que soplan por estos lares, en momentos en que el tsunami arrasa con las economías más avanzadas.

Una señal clara de lo que podría ocurrir con el precio de los bienes básicos es lo que está pasando con el cobre, sustento esencial de economías como la chilena y la peruana. Hoy su precio es de US$8.396 la tonelada métrica en la Bolsa de Metales de Londres, el nivel más bajo en todo el año 2011. La causa reside en las preocupaciones por la Eurozona, que han disparado el precio del dólar y han obligado a China, que responde por 40% del mercado mundial del cobre, a restringir sus condiciones monetarias y su demanda.

Otro indicador al que hay que prestar atención es el precio del petróleo, soporte fundamental de las economías de México, Venezuela, Brasil y también Colombia. El gran temor a una segunda gran depresión de la economía mundial ya comenzó a impactar las cotizaciones del oro negro. Mientras el precio del barril WTI, referencia para Latinoamérica, se acercaba a US$100 a comienzos de año, hoy se cotiza por debajo de US$80. El temor de muchos es que se repita la historia de 2008, cuando el precio del petróleo se desplomó de US$140 a cerca de US$40, tras la quiebra de Lehman Brothers.

El precio del oro también deja un mensaje inquietante. Tras superar los US$1.900 la onza a principios de septiembre, hoy se cotiza a cerca de US$1.600, un desplome del 15% en solo tres semanas. Las causas son la revalorización del dólar, las ventas de los fondos de riesgo para obtener liquidez y cubrir otras pérdidas y la propia volatilidad que padecen los mercados financieros en todo el planeta.

La plata es incluso más vulnerable a las preocupaciones económicas, debido a que 70% de su uso es industrial. Este metal está marcando su valor más bajo desde principios de año y pierde alrededor de 45% desde el pico que alcanzó en abril. En ese entonces llegó a valer más de US$48 la onza, mientras ahora se cotiza a US$28. El desplome en los precios de la plata golpea inmediatamente las finanzas del Perú, México y Bolivia, los grandes productores en el continente.

Por suerte, los precios de los alimentos siguen otra tendencia. Entre todos los commodities, los productos agrícolas serían los menos perjudicados con una nueva recesión de la economía global. En el caso de los granos esto se debe a la limitada oferta, pues un durísimo verano en los Estados Unidos afectó la producción de maíz y trigo, al tiempo que se han registrado problemas con las cosechas de arroz en Tailandia, el mayor exportador mundial. En cuanto a los llamados commodities suaves (café, cacao y azúcar) su consumo es considerado una necesidad en los países desarrollados y por eso nadie espera grandes caídas. Otra historia podría ser la de los commodities no comestibles (algodón, caucho y madera), que están íntimamente ligados a la industria automovilística y a otras manufacturas.

Como sea, la caída simultánea de los precios del cobre, el petróleo, el oro y la plata implica menos exportaciones, menores ingresos fiscales por dividendos y regalías, menor inversión extranjera y menor crecimiento en general. Esto podría arrasar con las buenas perspectivas de crecimiento para América Latina.

El riesgo para la región es enorme. La mayoría de los presupuestos públicos para 2012 tienen como supuestos unos precios altos para los commodities. En el caso de Colombia, el presupuesto del año entrante está calculado con un precio del petróleo de US$85, inferior al nivel actual. Si sigue la tendencia, habrá que hacer nuevamente las cuentas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?