| 5/13/2005 12:00:00 AM

Peso en su valor real

Sigue el clamor político por mayor intervención para detener la revaluación del peso. Sin embargo, las intervenciones suelen ser poco efectivas y altamente costosas. Lo mejor es esperar el ajuste de las monedas asiáticas, que cambiará el panorama cambiario en el mundo.

En el Simposio del Mercado de Capitales, que tuvo lugar en Medellín entre el 5 y 6 de mayo, fue muy interesante la discusión entre los analistas invitados sobre el valor del dólar frente a diversas monedas, así como sobre los costos y beneficios de las intervenciones cambiarias que en ocasiones los países realizan para defender el valor de sus monedas.

En el panel participaron economistas de alto reconocimiento internacional, como Sebastián Edwards, profesor de la Universidad de California, de Los Ángeles (UCLA), y Michael Gavin, economista jefe de UBS. La conclusión de los panelistas fue que, si bien en ocasiones las intervenciones son necesarias, ellas deben ser ante todo efectivas y esporádicas, para minimizar su costo. Los bancos centrales y los gobiernos no deben olvidar que siempre que se habla de intervención, aparecen los especuladores, que pueden lograr enormes ganancias a costa de los recursos públicos cuando la intervención pretende ir en contra de los fundamentales de los mercados.

Son relevantes también las opiniones de los panelistas respecto a los controles de capitales. Chile tuvo un control que exigía a los capitales que ingresaban al país permanecer durante un año, para evitar que dineros especulativos introdujeran una excesiva volatilidad a la economía. Ese control ha sido eliminado, pues los inversionistas aprendieron rápidamente a burlarlo. Esta política fue reforzada por el Protocolo del TLC de este país con Estados Unidos, que prohíbe los controles por más de un año.

El tema tiene alta relevancia en Colombia, pues la tendencia hacia la revaluación del peso ha desatado una fuerte presión política para que el Banco de la República intervenga y además se impongan controles al ingreso de capitales. De hecho, el Emisor ha comprado US$3.000 millones entre 2004 y lo corrido de este año.

Quizás lo más importante en esta discusión fue la percepción de los panelistas sobre el valor real de las monedas. El consenso generalizado fue que, si bien todas las monedas latinoamericanas se han revaluado frente al dólar, ninguna está sobrevaluada. De hecho, con excepción de Colombia y México, que mantienen déficits de cuenta corriente, los demás países tienen superávit, con lo cual se hace difícil argumentar que sus monedas estén sobrevaluadas.

Para los analistas, es imprescindible que los países de América Latina empiecen a pensar en sus monedas no solo en términos del valor frente al dólar estadounidense, sino también frente a otras monedas, como el euro. En el caso del peso colombiano, mientras la revaluación frente al dólar en el último año fue de 18%, frente al euro fue de 6%. En otras palabras, el peso está tan revaluado frente al dólar, como este último está devaluado frente al euro.

Mirando hacia adelante, la importancia de estos puntos de vista se hace aún más evidente. Aunque se espera que el dólar se mantenga en el corto plazo más o menos estable frente al euro, debido a que los movimientos de tasas de interés lo favorecen, a más largo plazo la situación va a ser diferente.

El dólar necesariamente tendrá que ajustarse no solo frente al euro, la moneda que hasta ahora ha recibido todo el impacto, sino frente a otras monedas. Esto significa que el yen japonés, el yuan chino y las demás monedas asiáticas tendrán que ajustarse. De acuerdo con los analistas, lo anterior se reflejará en una pérdida de valor del dólar frente a las demás monedas cercana al 20 ó 25%.

Ante este escenario, no tiene sentido pedir más intervención cambiaria. Continuar con ella -sin tener en cuenta que el equilibrio monetario internacional ha cambiado- sería costoso, ineficiente y daría una oportunidad fantástica a los jugadores especulativos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?