| 5/1/1993 12:00:00 AM

Ornitorrinco Tributario

ASÍ FUE LA reforma tributaria que se aprobó en 1992. La mezcla del neoliberalismo estructuralista del ministro de Hacienda, del liberalismo a secas del Presidente y del socialismo clientelista de la mayor parte de los caciques del Congreso, produjo una reforma tributaria cuyo impacto sobre los recaudos todavía no es claro.

Con la subida de las tarifas del impuesto a la renta y del IVA nuevamente se observa una tendencia a un aumento en la evasión que podría reforzarse con la reestructuración improvisada y caótica que está sufriendo la Dirección de impuestos. Al tiempo que esto sucede, se cayeron los bonos de guerra por inconstitucionales, ya que eran un impuesto disfrazado que el fisco pretendía cobrar retroactivamente.

Simultáneamente se les subió la tributación a las compañías petroleras, creando el desánimo para nuevas exploraciones. Esto se hace en momentos en los cuales todos los países, empezando por Rusia y China están ofreciendo crecientes estímulos a las compañías internacionales.

El gobierno despilfarró un año de su administración sacando adelante una reforma tributaria que no va a producir mayor cosa en términos de recaudos. Sacrificó otros

proyectos legislativos e iniciativas importantes como el programa de privatizaciones. Se quedó sin el huevo y sin la gallina. Se quedó con un ornitorrinco.

De todas maneras, no es el fin del mundo. Sencillamente es el fin de la estrategia del gobierno de incrementar sustancialmente la inversión pública en este y en el próximo año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?