Más allá de las eFes

| 2/2/2001 12:00:00 AM

Más allá de las eFes

Mientras el gobierno nacional comenzó su agenda del año dominado por sus discusiones con las FARC y con el Fondo Monetario (las dos eFes), el país empieza a sentir el aire nuevo de los recién posesionados alcaldes, que comienzan a llenar el espacio con sus iniciativas.



Con todo y la diversidad de situaciones de las grandes ciudades, los programas de gobierno de los alcaldes (ver artículo página 106) presentan muchas coincidencias. Ante la conciencia de la restricción de recursos de la Nación y las presiones de ajuste de gastos de la ley 617, vemos un esbozo de superación de la vieja retórica del gasto público como solución a todos los problemas y un atisbo al mundo empresarial como fuente de oportunidades.



Sorprende positivamente la coincidencia de los nuevos alcaldes por enfrentar el desempleo con programas activos de creación de nuevas empresas. La mayor iniciativa se encuentra en Medellín, donde el alcalde reducirá impuestos locales para nuevas empresas y utilizará $400.000 millones de recursos de EPM y del municipio para fondear la creación de empresas intensivas en empleo, como los call centers. En Bogotá, Mockus ha puesto en alto el impulso a la creación de empresas, especialmente de jóvenes, reduciendo costos de transacción y utilizando premios más que subsidios. En Barranquilla, el alcalde apoyará financieramente las nuevas pequeñas empresas orientadas a la exportación. Y en Cali, el alcalde tiene al frente programas de incubadoras de empresas y de jóvenes emprendedores. En todos los casos, las Cámaras de Comercio se han ganado un espacio de apoyo a las iniciativas de los alcaldes.



También se planean, bajo distintas restricciones, grandes cambios en sus empresas de servicios públicos. En Bogotá, Mockus disminuye el ímpetu descapitalizador sobre Codensa pero aumenta sus apuestas sobre la venta de la ETB, que no pudo llevar a cabo su antecesor. En Barranquilla, Caiaffa planea entregar la operación de la empresa de teléfonos al sector privado. En Medellín, Pérez planea una reorientación del portafolio de EPM y una descapitalización en la práctica, para impulsar las inversiones intensivas en empleo. En Cali, Rodríguez busca a toda costa evitar la llegada de Emcali al precipicio con aliados estratégicos y reestructuración de deudas.



La nueva preocupación de los alcaldes por el mundo empresarial se acompaña, en todos los casos, por una atención enorme a la educación y a la cultura ciudadana en sus programas. Mockus ya no está solo en sus iniciativas, y ahora lo secundan muy de cerca los alcaldes de Medellín y Barranquilla en enfrentar las principales restricciones sociales al entorno empresarial.



Sin pecar de ingenuos, vemos con enorme optimismo el aire fresco que se siente con las iniciativas locales. Con más responsabilidad fiscal, mejor educación y civismo, mejores empresas públicas, más amplio abanico empresarial y nuevo empleo, las ciudades acelerarán su progreso. Mientras los grandes empresarios superan los errores políticos en las pasadas elecciones (en las que casi todos ellos apostaron a perdedores), las nuevas autoridades locales comienzan a apostarle a un nuevo empresariado. En materia empresarial, pues, lo local también comienza a ganar fuerza.



Al ampliarse en 2001 el espectro de la agenda pública más allá del estrecho marco de las dos eFes, el país puede ganar mucho en la construcción de su futuro. Los nuevos alcaldes, desde sus primeras semanas, le están dando ejemplo al gobierno nacional para recuperar la iniciativa por el verdadero cambio. De cara al país, más que a las dos eFes. Es allí donde hay que poner toda la imaginación y el apoyo del mundo empresarial.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.