| 6/11/2004 12:00:00 AM

Los resultados empresariales

Si no hay un avance parejo y positivo de todo el sector empresarial colombiano, cuando el TLC llegue podría ocurrir una alta mortandad entre las empresas colombianas.

Los resultados financieros de las 5.000 empresas más grandes de Colombia en el año 2003 muestran, en general, a un sector empresarial sano, que logró superar la peor crisis económica de la historia del país, pero todavía alejado de las corrientes mundiales. Es particularmente grave su rezago en las inversiones necesarias para competir con éxito en el TLC.

Por supuesto, cuando se miran los resultados por grupos de empresas, se aprecia una gran disparidad entre ellas, con avances en las más grandes y rezagos sustanciales en las más pequeñas. Mientras que para el total de las 5.000 empresas las ventas crecieron 15% y las utilidades 31%, en las 3.513 empresas con ventas inferiores a $15.000 millones (el 70% del total), las ventas apenas crecieron 6% y las utilidades fueron prácticamente inexistentes. La inversión nueva está concentrada en las más grandes. Esto es comprensible, pues no solamente tienen acceso a crédito interno y externo en condiciones favorables, sino que son capaces de aprovechar al máximo las ventajas tributarias para la inversión, como la reinversión de utilidades y los descuentos por leasing.

Los resultados son interesantes y bien vale la pena tenerlos en cuenta, más aún cuando el país está ad portas de un tratado de libre comercio con la economía más grande del mundo. Este es el tipo de información que se pierde cuando se contemplan las cifras macro y solo aparece al hacer un ejercicio financiero detallado como el que Dinero realiza anualmente para las 5.000 empresas.

Nuestra preparación para el TLC tiene que llegar al análisis micro. Quienes ya se han embarcado en tratados similares con Estados Unidos, como los chilenos y los mexicanos, no dejan de recalcar la importancia que tiene para el éxito la preparación de las empresas en términos de su capital humano y físico. Igualmente, insisten en la relevancia de contar con cadenas productivas eficientes, ya que una falla en cualquiera de sus eslabones puede hacer fracasar todo un sector.

Las pyme representan una parte importante del sector empresarial colombiano. Es imprescindible que el país se ponga a trabajar en su actualización y profesionalización. Esto involucra el trabajo coordinado entre las empresas del sector, grandes y pequeñas, y entre ellas y el gobierno. Tenemos que aprender a colaborar entre las empresas colombianas pues, hacia adelante, la competencia no va a estar entre las firmas de un mismo país, sino entre ellas y las del resto del mundo. No prepararse como grupo equivale a entrar en la contienda maniatado.

Los resultados que observamos en la edición de las 5.000 empresas que aquí les presentamos sirven para alertarnos sobre las diferencias entre las empresas colombianas y para que empecemos desde ya a trabajar para cambiar esta tendencia. Esta actividad del sector privado también forma parte de la agenda interna, de la cual tanto se habla como condición para preparar al país para el TLC.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?