| 4/16/2004 12:00:00 AM

Las tertulias del Presidente

Las tertulias sobre crecimiento económico que estableció el presidente Uribe hace dos meses son un excelente espacio para debatir los temas relacionados con el crecimiento. Es importante que así se entiendan para que no se conviertan en foros para pedir beneficios particulares.

A comienzos de abril se llevó a cabo la tercera tertulia económica convocada por el presidente Álvaro Uribe para tratar el tema de la educación y su impacto sobre el crecimiento económico. Las tertulias sobre crecimiento económico tienen como fin generar un debate público para encontrar la manera de que Colombia crezca por encima del 5% anual. El de la educación es uno de los temas más críticos para el desarrollo del país, al cual habrá que dedicarle más de una de estas reuniones.

Las tertulias son una ocasión única para debatir públicamente los temas relevantes para el crecimiento. Los asistentes a las mismas -académicos, congresistas, presidentes de gremios, miembros del gobierno, ex ministros, etc.- serían los actores más influyentes en el proceso de llevar estas propuestas a la realidad. Allí tienen la oportunidad de expresar sus opiniones y escuchar otros puntos de vista en un entorno abierto y favorable al debate civilizado. Las reuniones son transmitidas por televisión, lo cual permite a los ciudadanos involucrarse en los temas y conocer de cerca a los protagonistas.

La educación es uno de los principales determinantes del crecimiento. Prueba de ello es el avance económico que han logrado los países asiáticos, que hace más de cuatro décadas tomaron la decisión de invertir en el desarrollo de su capital humano e hicieron de ella una prioridad nacional. Invirtieron recursos cuantiosos, con metas claras a las cuales les hacían seguimiento constante. Sus poblaciones se educaron y hoy están en la vanguardia del conocimiento. En tecnología e innovación están a la par de las grandes potencias del mundo.

En Colombia, la cobertura es baja para la educación básica y media. Solo hasta hace poco entendimos el valor de la calidad de la educación y empezamos a aplicar pruebas para medirla. Bogotá fue pionera en este esfuerzo y hoy es la ciudad que más ha avanzado en el tema. No obstante, la calidad de la educación en Colombia aún está lejos de los estándares mundiales. De hecho, los resultados de la prueba LLECE (Laboratorio Latinoamericano de la Evaluación de la Calidad de la Educación) muestran que Colombia está por debajo del promedio latinoamericano.

Para salir de esta situación es indispensable el esfuerzo conjunto de toda la sociedad. En esta línea, en la tertulia sobre educación, el ex ministro Rudolf Hommes presentó la propuesta "Una odisea para el desarrollo", con miras a que el país adopte como propósito nacional duplicar el ingreso de los colombianos entre 2004-2024. Este documento propone establecer metas mensuales, anuales y quinquenales para las variables económicas que son críticas para el logro del objetivo, así como la aplicación de una política social que conduzca a la reducción de la pobreza y mejore la calidad de vida de la población. Es una propuesta al estilo de la que se materializó en Corea hace más de 40 años y que le permitió dejar de ser un país pobre y destruido por la guerra para convertirse en la nación industrial que es actualmente.

Las tertulias del Presidente son el lugar adecuado para presentar este tipo de iniciativas, pues allí están reunidas las personas que tienen en sus manos las decisiones del país. Hay que aprovechar de la mejor manera este espacio y trabajar con el presidente Uribe en la construcción de soluciones de largo plazo para que Colombia salga adelante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?