| 6/8/2011 6:00:00 PM

Las papas calientes

Siete enredos muy grandes le esperan al próximo Alcalde de Bogotá.

Mientras la atención se concentra en la contienda electoral por la Alcaldía Mayor de Bogotá y la selección de alcalde encargado que hará el presidente Santos, a partir de la terna que presentó Polo Democrático, nadie habla de los chicharrones que le esperan al próximo huésped del Palacio Liévano. No obstante, son muchas las papas calientes que aguardan a quien asuma el segundo cargo político más importante del país.

La primera es la licitación del recaudo del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), un negociazo que alcanzará los $37 billones durante los próximos 16 años. Hace siete meses fueron adjudicadas las rutas, pero solo hasta el próximo 8 de julio se hará la licitación del recaudo, un verdadero bocatto di cardinale para las multinacionales y grupos colombianos interesados en esta mina de oro de $2,3 billones al año. La mayor complejidad está en que muchas de las especificaciones dependen de inversiones del IDU y de la Secretaría de Movilidad, como el mantenimiento de la malla vial. Algunos de los consorcios elegidos para cumplir este objetivo dejan mucho que desear: el Grupo Nule y la firma H&H ingenieros, la empresa de Javier Haddad que esta semana se declaró en quiebra o ley de insolvencia.

El segundo chicharrón es el contrato para la semaforización de la ciudad. Su adjudicación está embolatada desde el año pasado, en medio de escándalos por el favorecimiento de ciertas firmas y de licitaciones que han sido declaradas desiertas porque los proponentes no cumplen los requisitos. Este proyecto es fundamental para destrabar las intersecciones viales y mejorar la gerencia del tráfico en la capital.

El tercer gran problema es la troncal de la séptima. Es increíble que ya se haya hecho la troncal de la décima, sin saber todavía cuál va a ser la solución para la carrera séptima, si una troncal ligera de Transmilenio o una línea del Metro. Hay intersecciones clave -como la de la calle 82 a la Calera o la 92 a la Circunvalar- para las cuales no hay ninguna solución planteada. Estos siguen siendo algunos de los principales cuellos de botella del tráfico en la ciudad.

La cuarta papa caliente es la licitación para la recolección de basuras. Se trata de un mega-negocio por $3 billones durante los próximos ocho años, con el que se espera disminuir el costo de uno de los servicios más caros que se pagan en Colombia y probablemente en todo el mundo. La licitación -que debería estar adjudicada antes de que termine el año- continúa embolatada y podría llevar a la ciudad a una emergencia sanitaria.

En quinto lugar viene la crisis de los hospitales. Ya estalló el escándalo del Simón Bolívar, la punta del iceberg de una crisis de la red hospitalaria que se origina en los problemas del sistema como un todo y puede valer una fortuna. La Contraloría de Bogotá inició juicio de responsabilidad fiscal contra su gerente, Guillermo Cantor, por supuestas irregularidades en el pago de cirugías bariátricas para tratar la obesidad.

El sexto chicharrón es la limpieza del río Bogotá. Nadie entiende cómo EPM logró garantizar, ella sola, la limpieza del río Medellín, mientras la CAR y la Eaab llevan más de 20 años sin ponerse de acuerdo sobre el tratamiento del río Bogotá.

Finalmente, está el problema de la educación profesional. La Universidad Distrital tiene todo tipo de líos, está totalmente politizada y cada graduado le vale en promedio al Distrito casi $6 millones. Es definitivo para la ciudad que se genere un centro educativo de altura y calidad.

El próximo Alcalde tendrá el reto extraordinario de devolverles a los ciudadanos la credibilidad en su ciudad y en sus instituciones, la cual se perdió durante la actual administración. Esa es la expectativa. Los desafíos que deberá superar para lograrlo son enormes. Valdría la pena aprovechar los debates de la campaña para que los candidatos exploren a fondo estos temas y compartan con la ciudadanía sus propuestas para resolverlos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?