| 6/8/2007 12:00:00 AM

Las apuestas del dólar

La diferencia de 28% entre los distintos pronósticos de tasa de cambio para finales de año demuestra lo poco que se sabe sobre esta variable y la gran especulación que rodea su comportamiento.

La revaluación del peso asciende ya a 25% en los últimos doce meses y es un factor crítico en las proyecciones de cualquier empresa. Sin embargo, cuando un empresario se pone a buscar lo que opinan los analistas especializados al respecto, se encuentra una amplia diversidad de pronósticos, que varían entre extremos. Por un lado están los revaluacionistas, con Corredores Asociados a la cabeza, que pronostican una tasa de cambio de $1.800 por dólar para finales de este año. Luego están los moderados, como Serfinco, que esperan un tipo de cambio de $2.300 para la misma fecha. En el extremo devaluacionista está Anif, que si bien no establece una fecha específica, proyecta una devaluación real entre 15% y 20% en el futuro cercano.

Para un empresario, esta diversidad de pronósticos agudiza la confusión. Lo importante es conocer las razones y los argumentos que llevan a cada analista a hacer su proyección. Así, cada usuario de la información podrá evaluar el juicio de las apuestas, de acuerdo con su conocimiento y su sentir sobre la marcha de la economía colombiana.

Corredores Asociados ve que las fuerzas de la revaluación van a continuar. Las razones para el valor de su proyección son puramente técnicas, pues ven en el nivel de $1.800 por dólar un piso para la tasa de cambio. No obstante, para los analistas de esta firma, un comportamiento de la economía de Estados Unidos mejor que el previsto podría revertir la tendencia. Lo mismo podría pasar si los inversionistas de portafolio responden a las medidas recientes adoptadas por el gobierno colombiano.

Bancolombia, que se ubica en un rango medio en su proyección de comportamiento de la tasa de cambio, considera que por cuenta de la gran liquidez en los mercados internacionales es prácticamente imposible esperar una devaluación, al menos en el corto plazo. Su pronóstico es de un precio del dólar a finales de año de $2.194.

Hacia el más largo plazo, que es lo más relevante, se destacan dos posiciones contradictorias: la de Anif y la del exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla.

En cuanto a la posición de Anif, esta entidad observa los fundamentales de la economía y estima que un déficit comercial de 1% del PIB y de cuenta corriente cercano al 3,5% del PIB necesariamente conducirán, más temprano que tarde, a la devaluación real del peso. Esto ocurriría en uno o dos años, aunque Anif considera que la tendencia revaluacionista podría revertirse a partir del segundo semestre de este año.

Por su parte, Alberto Carrasquilla, en su columna de esta edición de Dinero (ver página 42) le apuesta a un cambio estructural de la economía. En cinco años, Carrasquilla ve a Colombia exportando más petróleo, más gas, más energía y más carbón de lo que está haciendo actualmente. Sustenta su hipótesis en los resultados de la política de atracción de inversiones hacia esos sectores, que ha conducido a altos ritmos de inversión en los últimos años, así como en la permanencia de una gran demanda mundial por estos productos, especialmente por parte de los países emergentes.

Si Colombia realmente se convierte en un exportador de energía importante, como prevé Carrasquilla, esto implicaría un cambio estructural en la economía, que podría corregir la tendencia desfavorable de la cuenta corriente. Si esto ocurre, difícilmente podría esperarse a más largo plazo una gran devaluación del peso colombiano, salvo una imprevisible crisis de origen externo.

Por supuesto, la prioridad inmediata para los empresarios es tener un valor para el tipo de cambio al finalizar 2007. Es imposible, sin embargo, predecir este resultado con alguna exactitud. Como lo afirma el expresidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, es más fácil adivinar de qué lado caerá una moneda, que cuál va a ser el precio de las monedas en el futuro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?