| 10/30/2009 12:00:00 AM

La brecha entre géneros

Para maximizar la competitividad y el potencial de desarrollo, es preciso acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres. En Colombia hay mucho trabajo por hacer en este frente.

El World Economic Forum (WEF) viene publicando anualmente su Informe sobre brecha de género, con base en un índice que tiene en cuenta cuatro pilares: el económico, el político, el de salud y el de educación. El objetivo del índice es medir las brechas entre hombres y mujeres en cuanto al acceso a recursos y oportunidades. El informe pretende generar conciencia respecto a los beneficios que se derivarían de la  reducción de las brechas existentes y también respecto a los costos en los cuales incurre un país cuando estas  persisten. Su mayor valor está en que mide resultados reales y no se queda en los medios o las medidas de política.

 En el Informe de 2009, recientemente publicado, Colombia ocupa el lugar 56 entre 134 países en el ranking mundial de brecha de género, seis puestos más abajo que el año anterior, cuando ocupó el lugar 50.

Más allá de la posición relativa en el ranking, los datos empleados en la composición del índice revelan una situación preocupante de Colombia en este frente.   
La mayoría de países participantes en el estudio (134, equivalente al 90% de la población mundial) ha avanzado para cerrar las brechas en educación y salud. Colombia no es la excepción y, de hecho, en estos dos pilares el país está bien. Las grandes brechas están en los pilares de economía y política. 

En el económico, por ejemplo, si bien la participación de la mujer en el mercado laboral alcanza el 51%, la desigualdad salarial para trabajos similares es aún elevada y el porcentaje de mujeres en cargos directivos a nivel empresarial es bajo. Lo mismo sucede con la participación de las mujeres en el Congreso. En esta variable específica –Mujeres en el Parlamento– Colombia ocupa el lugar 112 entre 134 países.

El índice incluye información sobre maternidad y crianza, educación y capacitación, empleo y remuneración y derechos básicos e instituciones, lo que permite profundizar en el análisis. En estos indicadores críticos, la comparación con los países líderes en el ranking resulta particularmente reveladora respecto a la difícil situación de las mujeres en Colombia.

Por ejemplo, en el caso de la maternidad y la crianza, un 98% de los partos son atendidos por personal capacitado, lo cual es excelente, pero los resultados en términos de mortalidad materna e infantil no son nada buenos. Mientras en Islandia, el país número uno en el ranking mundial,  la tasa de mortalidad infantil es de dos por cada 1.000 nacimientos vivos, en Colombia la cifra llega a 17. La mortalidad materna se presenta en 130 de cada 100.000 nacimientos en nuestro país, frente a cuatro en Islandia. Otro dato, muy preocupante, es el de embarazos en adolescentes. En Colombia es de 96 por cada 1.000, en niñas entre 15 y 19 años. En Islandia, entre tanto, es de cuatro.

De acuerdo con el Informe del WEF, los malos resultados se explican en parte por la falta de educación de las mujeres. El acceso a la educación y la alta cobertura no bastan. Es preciso mejorar la calidad.

En el mercado laboral las cosas tampoco están bien. La tasa de desempleo femenino es el doble de la de los hombres y, como se mencionó, existe una diferencia salarial importante, de 22 puntos porcentuales, entre hombres y mujeres para trabajos iguales.
La desigualdad entre géneros no solo es nociva por sí misma, sino que además va en contravía de la competitividad de los países.

El principal determinante de la competitividad es el talento humano –la habilidad, educación y productividad de la fuerza laboral– y la mujer aporta el 50% del talento potencial en el mundo.  A lo largo del tiempo, la competitividad de un país depende en forma crucial del grado con el cual eduque y utilice el talento femenino.

Los países deben luchar por la igualdad de género para maximizar la competitividad y el potencial de desarrollo. Esto implica dar a la mujer los mismos derechos, oportunidades y responsabilidades que a los hombres. Para esto se requiere del trabajo conjunto del Gobierno, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?