Fortalecer la competitividad

| 5/16/2003 12:00:00 AM

Fortalecer la competitividad

La ampliación del comercio exterior como mecanismo para aumentar el crecimiento económico es un tema ampliamente estudiado a nivel mundial. La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha demostrado cómo los países en desarrollo se beneficiarían más de un acceso amplio a los mercados de los países desarrollados, que de cualquier ayuda económica que pudieran recibir de parte de ellos.

En el caso particular de Colombia, esto se ve claramente en el impacto de las preferencias arancelarias del Atpdea. Desafortunadamente las preferencias vencen en un par de años. Las alternativas de acceso al mercado de Estados Unidos que se ven en este momento son el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) o un acuerdo bilateral con Estados Unidos. Esto no significa que Colombia no pueda buscar acuerdos comerciales con otros países o regiones. Por el contrario, debe hacerlo, pues en el mundo de alta competitividad del futuro, los países ganadores serán los que tengan acceso al mayor número de consumidores.

El estado actual de la competitividad de Colombia fue el tema central del VIII Encuentro para la Productividad y la Competitividad que se celebró en Bucaramanga entre el 8 y 9 de mayo. De acuerdo con el informe anual sobre competitividad global que realiza el Foro Económico Mundial en asocio con la Universidad de Harvard y que fue presentado en dicho encuentro, en el año 2002 Colombia ocupó el puesto 56 entre una muestra de 80 países. Colombia está lejos del lugar 54 que le correspondería de acuerdo con su ingreso per cápita y por causa de este rezago se mantiene al margen de los flujos de inversión extranjera.

Lo valioso del índice del FEM es que identifica las fortalezas y debilidades del país en materia de competitividad, lo cual facilita el trabajo hacia adelante. En los tres aspectos que mide el índice, tecnología, instituciones públicas y entorno macroeconómico, la situación más favorable la alcanza Colombia en este último, particularmente en el 2002, a raíz del ajuste fiscal adelantado por el gobierno (18/80) y el mejor acceso al crédito (24/80). A la hora de los promedios, sin embargo, estos buenos resultados son más que contrarrestados por la baja tasa de inversión (78/80) y los altos costos del terrorismo (79/80).

En el tema tecnológico la posición general es menos buena y empeoró en los dos últimos años. Entre los factores que llevaron a este resultado están el bajo gasto en investigación y desarrollo (68/80) y la baja absorción de tecnología por parte de las firmas (68/80), lo cual no resulta sorprendente teniendo en cuenta que la ausencia de inversión extranjera es precisamente lo que está impidiendo la transferencia de tecnología.

Es fundamental que los colombianos tomemos en serio estos resultados, ante la perspectiva del ALCA. En un mundo sin fronteras las únicas herramientas válidas son la productividad y la competitividad. Hay que identificar y trabajar desde ya en los sectores en los que somos más competitivos. Este es un tema al que hay que ponerle mucha atención, pues son varios los estudios que señalan que los sectores más protegidos en la actualidad no son necesariamente aquellos en los que Colombia es más competitiva y tampoco son los que más empleo generan. El exceso de protección genera un sesgo antiexportador que es preciso eliminar. Esto es particularmente cierto en el caso de algunos productos agrícolas que, por su excesiva protección, inhiben el desarrollo de la agroindustria y recortan su potencial exportador.

Colombia tiene que volver a dar el debate de la protección. Como afirmaba el ex ministro Rodrigo Botero en su columna de El Colombiano, "lo que conviene a un gremio no siempre le conviene al país. El interés gremial y el interés nacional son cosas distintas. Si bien pueden coincidir a veces, con frecuencia se contraponen". El costo de no hacer lo que más le conviene al país, cuando estamos a las puertas de la integración hemisférica, puede tener consecuencias de un costo inimaginable para el bienestar de los colombianos en el largo plazo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.