| 5/2/2014 7:00:00 AM

Prudencia

La última recomendación del Fondo Monetario Internacional para la región prende las alertas en todo el continente. Crece la preocupación por el coletazo del ajuste en Estados Unidos y la caída en los precios de las materias primas.

Prudencia. Esa es la última prescripción del Fondo Monetario Internacional (FMI) para la región, consignada en un informe presentado mundialmente el pasado jueves 25 de abril en la ciudad de Lima. Según el Fondo, mientras Estados Unidos muestra crecientes signos de mejoría en su economía, otras son las perspectivas para América Latina, donde se espera un crecimiento lento este año.

En el reporte Perspectivas Económicas para las Américas, el FMI analiza las dos mayores amenazas que se ciernen hoy sobre Latinoamérica: las turbulencias derivadas del recorte del estímulo monetario en Estados Unidos y una caída mayor de lo previsto en los precios de las materias primas.

En cuanto al primer nubarrón, la preocupación se refiere a un escenario de una mayor volatilidad en los mercados financieros de América Latina. En lo corrido del año, las bolsas de valores de América Latina han sufrido una fuerte caída en su capitalización de mercado, siendo las más perjudicadas las de Perú, Chile y México, con pérdidas superiores a 25% en los dos primeros casos.

La causa del descalabro: el cambio en la política monetaria de Estados Unidos y el fin de las tasas de interés negativas. Durante los pasados cinco años la región recibió gigantescos volúmenes de capital que llegaron en busca de rendimientos más altos, pero hoy están de regreso al primer mundo. Las cifras lo dicen: las bolsas con mayores ganancias en el mundo durante el primer trimestre de este año son las europeas y la de Estados Unidos (32%).

La pregunta sin respuesta del FMI es si esa salida de capitales está apenas comenzando. ¿Cuánto más dinero puede salir de la región? ¿Cuánto más pueden caer las bolsas de valores? ¿Viene una devaluación importante de las monedas? Varios bancos centrales han comenzado a moverse, como el caso del colombiano, que en la última reunión subió en 25 puntos las tasas de referencia.

El segundo punto que los técnicos del Fondo Monetario Internacional ven con enorme preocupación es el futuro de los precios de las materias primas que exporta la región. En concreto, existe un riesgo apreciable de que una menor demanda de China empuje hacia abajo los precios de los commodities más allá de lo previsto. Petróleo, café, carbón, ferroníquel, oro, flores, banano, soya, trigo y cobre estarán a la baja para el periodo 2014–2018, según pronostican los expertos. El impacto que tendrá esta tendencia es que llegarán menos dólares y habrá menos regalías para los países. De ahí la fuerte recomendación del FMI para toda América Latina: prudencia fiscal. No es el momento de estar derrochando plata, ni gastando a manos llenas.

Colombia, a primera vista, parecería estar bien parada. Las cifras macro del país son buenas: US$43.633 millones en reservas internacionales netas –US$6.458 millones más que en 2012–, superávit de US$19.174millones en la cuenta de capitales, un déficit de apenas 0,9% del sector público consolidado, un sistema financiero robusto y una inflación bajo control.

No obstante, hay que tener cuidado y no dormirse en los laureles. Muchas empresas colombianas se endeudaron en el exterior en los últimos años, aprovechando las bajas tasas de interés internacionales. A eso se suma un déficit en cuenta corriente que ya va en US$12.722 millones, a pesar de los buenos precios de las materias primas de los últimos años, en especial del petróleo.

Colombia deber tener los ojos bien abiertos. La complejidad del escenario internacional exige observar con atención los riesgos –internos y externos– que enfrenta la economía, así como las capacidades de las políticas monetaria, fiscal y financiera para corregir desequilibrios y atenuar los impactos negativos de fuerzas que podrían afectar la actividad económica. Hay que estar alertas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?