| 6/1/1993 12:00:00 AM

Especie de Mamá

LOS YACIMIENTOS de petróleo de Cusiana y sus alrededores han despertado el interés de la opinión pública. No en vano: el mismo gobierno anuncia días de leche y miel que vendrán gracias a los excedentes petroleros.

La verdad es que todavía no se tiene una idea cierta de la magnitud de los yacimientos. Se cree que los estimativas actuales de 2.000 millones de barriles de reservas son cortos y que los yacimientos pueden ser tres veces esa cifra, o sea cuatro veces las reservas de Caño Linón.

Pero antes de hablar de los días de leche y miel que están por venir, y crear expectativas anticipadas de gasto, es necesario tener un claro cronograma del tiempo y los recursos que se necesitarán para hacer realidad la bonanza que se anuncia.

Ecopetrol tendrá que realizar cuantiosas inversiones como socio del 50% del proyecto; en momentos en los cuales casi todos sus excedentes son transferidos para sufragar el gasto del resto de la administración pública. Habrá que construir refinería, oleoductos, gasoductos, y pagar por la mitad de la inversión en exploración y explotación, antes de percibir ingresos por la venta del crudo.

El gobierno tiene la obligación de contar cuánto vale todo esto y de disipar la absurda creencia, que ya está haciendo carrera, que Cusiana es una especie de maná que cayó del cielo, que nos volverá ricos sin esfuerzo alguno.

Por esto no compartimos las apresuradlas declaraciones del Ministro de Hacienda gastando anticipadamente los excedentes de Cusiana. No solamente esa no es su función sino que, además, la mejor pedagogía para los colombianos es saber que la bonanza que se anuncia cuesta mucho dinero y que por lo tanto, no hay que despilfarrarla.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?