| 10/26/2017 12:01:00 AM

En el corto plazo: Una tarea de todos

Los empresarios están pendientes de las decisiones que tome el Gobierno a partir de las peticiones que hicieron en Casa de Nariño; pero se debe tener en cuenta que las tareas para crecer en el corto plazo no solo vienen de parte del sector oficial, sino también del privado.

Hace unos días, un grupo de reconocidos empresarios del país se reunió con el presidente Juan Manuel Santos para que, ya en la recta final de su mandato, desde el Gobierno se impulsaran algunos temas específicos, con el objetivo de destrabar la poca dinámica que traen algunos sectores y de darles mayor tracción a la economía y a los negocios.

Algunos de los temas prioritarios en la agenda empresarial tenían que ver con solucionar el caso de la Ruta del Sol II, que preocupa particularmente al sector financiero, pues tiene allí más de $2,4 billones, y se ha convertido en el palo en la rueda para lograr los cierres financieros de la segunda ola de proyectos de Cuarta Generación (4G). También se le planteó al Jefe de Estado la preocupación por las consultas previas y lo que viene pasando con las consultas populares, pues la inversión de sectores como el minero-energético podría dirigirse a otros países si siguen las trabas. Y se tocaron otros temas, como buscar instrumentos para darle mayor dinámica al sector agrícola y, en alimentos, analizar regulaciones que el Gobierno está mirando y que a juicio de los empresarios podrían frenar el consumo.

La idea es poder terminar el año con una mayor dinámica económica y que 2018, a pesar de la incertidumbre que genera la jornada electoral, logre un mejor comportamiento que el registrado este año.

Le recomendamos: El que paga por pecar

Hoy, en momentos en que las empresas están haciendo sus presupuestos para el año entrante, es importante darle una mirada al futuro y lo que se reflejará en el corto plazo.

En distintas reuniones corporativas realizadas en los últimos días, aunque se mantienen las quejas sobre la inseguridad jurídica y la preocupación por la poca confianza del consumidor, la sensación es que la economía ya tocó fondo y está rebotando. Los empresarios son más optimistas hoy que hace 5 meses y están esperando que el año entrante el crecimiento logre llegar al menos a 2,5%.

Sin embargo, analistas siguen revisando hacia abajo el comportamiento de la economía. La más reciente Encuesta de Opinión Financiera de Fedesarrollo y la Bolsa de Valores reveló que los analistas del mercado ahora esperan que el país crezca apenas 1,6% este año y 2,2% en 2018.

Algunos ejemplos son síntomas de la preocupación. A pesar de que el consumo ha repuntado, según cifras de Nielsen, Raddar y Kantar Worldpanel, persisten altos inventarios en el comercio y trasladar nuevos pedidos a la industria tardará unos meses.

También la inquietud en torno a motores de la economía, como los proyectos de 4G, no se ha disipado y, por el contrario, mantiene la tensión, en especial en el caso de Ruta del Sol II. Aunque la obra ya pasó al Invías, habrá que ver cómo logra el Gobierno avanzar en la vía, finalizar la liquidación del contrato y agilizar los pagos, en especial a los bancos. Además, están atentos a la suerte que tenga el proyecto de ley que le daría tranquilidad hacia adelante a los terceros –como el sector financiero– a la hora de darse una liquidación de contratos, por hechos como el de Odebrecht.

No se pierda: Las empresas colombianas con mejor reputación corporativa en 2017

Otro frente que genera duda es el trámite legislativo sobre consultas previas. Para muchos, la decisión de presentarla llegó tarde, pues el Gobierno debió hacerlo hace al menos dos años, cuando ya la tenía socializada con empresas y gremios, blindándola de cualquier debate electoral, pero no lo hizo y hoy no se sabe qué pueda terminar incluido en la ley que se debate en el Congreso. Algunos consideran que, dada la coyuntura, la posibilidad de que salga es remota. Si se superan varios de estos escollos y la confianza del consumidor –que lleva casi 22 meses en terreno negativo– se recupera, el año entrante debería ser mejor que este, con menos tensiones políticas, la implementación de los acuerdos de paz más avanzada y un escenario electoral definido. Esto debería dar un poco más de tranquilidad y crear un ambiente un tanto más favorable al que vivimos este año.

Los empresarios están pendientes de las decisiones que tome el Gobierno a partir de las peticiones que hicieron en Casa de Nariño; pero se debe tener en cuenta que las tareas para crecer en el corto plazo no solo vienen de parte del sector oficial, sino también del privado.

Las empresas igualmente deben hacer ajustes, calibrar presupuestos y ser mucho más cuidadosas en materia de inversiones y costos. Tendrán que estar muy enfocadas en las eficiencias, la productividad, desarrollar estrategias de innovación, abrir nuevos mercados y buscar cómo hacer mejor las cosas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.