| 10/12/2007 12:00:00 AM

Empresarios más proactivos

Los tiempos del bajo perfil y el autismo empresarial quedaron atrás. Ahora los empresarios deben hacerse visibles y mostrar su liderazgo en la sociedad.

Es hora de que los empresarios asuman el papel que les corresponde como líderes visibles en la sociedad colombiana. No basta que cumplan bien su tarea al interior de las empresas. Tienen que dar ejemplo y asumir posiciones en temas que afectan el bienestar de todos. Si creemos que la iniciativa privada es el motor que va a sacar adelante a Colombia, es imposible aceptar que los empresarios abandonen la agenda pública a su propia suerte.

Durante años hemos oído de parte de los empresarios la negativa a hacer públicas sus experiencias y a llamar la atención, por el temor de dejarse conocer y quedar expuestos a la extorsión y el secuestro. Afortunadamente, esto está cambiando y es un logro que se le debe reconocer a la política de seguridad democrática del gobierno. También está cambiando, por otra razón menos evidente: quienes manejan hoy las empresas no son sus propietarios, sino administradores profesionales. Si a los dueños les puede interesar permanecer en la oscuridad, a los administradores profesionales les interesa pertenecer a redes más amplias, donde su capital humano tenga la mayor vigencia posible.

Durante la época de la crisis económica, los empresarios debieron concentrarse en sacar adelante sus empresas y tuvieron muy poco tiempo para dedicarse a labores distintas a las que demandaban sus negocios. Esto también ha cambiado. La economía está creciendo, los negocios son rentables y los empresarios ven el fruto de los ajustes que tuvieron que hacer en los años anteriores.

Ya no hay excusas. Con mayor seguridad, buenas utilidades y buena administración, los empresarios deben vincularse más activamente a la comunidad. Deben hacerlo para cuidar sus propios intereses de largo plazo. No pueden abandonar el espacio de la discusión publica para que sea tomado por otros actores que tienen sus prioridades puestas en el corto plazo y en el beneficio personal.

Las elecciones para alcaldías y gobernaciones del próximo 28 de octubre son una buena oportunidad para participar y elegir al candidato que mejor se ajuste a las necesidades del mundo empresarial. Como lo destacó Michael Porter en su reciente visita a Colombia, el desarrollo de la competitividad y la riqueza es algo que se define en el nivel local, en el lugar geográfico donde se desempeñan las firmas. Los empresarios no pueden suponer que las decisiones apropiadas para el desarrollo de las empresas saldrán de unos procesos en los cuales ellos no han participado.

Los empresarios que se preocupan por el futuro de sus organizaciones deberían, por ejemplo, mirar cuál es el planteamiento de los candidatos a las alcaldías en materia de educación. Este es un tema totalmente local, sobre el cual se puede incidir. La capacidad de las empresas para crecer y mantener su competitividad depende de la calidad de la educación de sus trabajadores. ¿Cuántos empresarios se han sentado a revisar lo que están planteando los candidatos de su localidad sobre esta materia?

La labor no se limita a participar en las elecciones. Los empresarios pueden, con su ejemplo y sus acciones, producir cambios de manera más efectiva y rápida de la que se lograría a través de leyes o imposiciones por parte del gobierno. Esta revista ha recorrido en sus ediciones recientes un espectro de temas sobre los cuales el país necesita una mayor actividad directa y visible de parte de los empresarios. La competitividad, el medio ambiente y (en este número) el desarrollo de unos compromisos sobre ética empresarial, donde los empresarios vayan más allá de la letra de la ley para autorregular su comportamiento y anunciar los estándares éticos que determinarán sus acciones, son algunos de estos temas. Es evidente que la acción directa de los empresarios es el factor que determinará los resultados en el largo plazo en cada uno de estos escenarios.

Los empresarios pueden realmente hacer la diferencia. Lo único que se necesita es que tomen en serio el papel que les pertenece en el desarrollo de la sociedad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?