Revista Dinero

| 10/10/2012 6:00:00 PM

¡Empatados!

Contra todos los pronósticos, Mitt Romney y Barack Obama tienen iguales posibilidades de ser el próximo huésped de la Casa Blanca. Las diferencias entre ambos son abismales.

por Editorial

Tras la victoria de Chávez en Venezuela por cuarta vez, los ojos del mundo están puestos en las presidenciales de Estados Unidos. La contienda está en un momento crucial: sorprendentemente, Barack Obama y Mitt Romney están prácticamente empatados en las encuestas. Según un sondeo de Gallup del pasado 8 de octubre, ambos candidatos tienen una intención de voto de 47%. A escasas dos semanas de la elección, resulta que cualquiera de los dos podría estar en la Casa Blanca durante los próximos cuatro años.

Los candidatos son polos opuestos en todos los temas. Son como el agua y el aceite. Romney es mormón y Obama cristiano (aunque la mayoría piense que es musulmán). Romney está en desacuerdo con el matrimonio gay y el aborto, mientras Obama apoya el matrimonio homosexual y cree en la libertad de las mujeres para elegir continuar o terminar un embarazo.

En materia de inmigración los separa un abismo. A Romney le gustaría hacerle la vida lo más miserable posible a los indocumentados, mientras a Obama se le ve cada vez más dispuesto a hacer una reforma migratoria. Ya en junio pasado dio los primeros pasos en ese sentido, al decretar una ley para frenar la deportación de los estudiantes indocumentados, un hecho histórico que no se veía desde 1986, cuando se declaró una amnistía masiva para tres millones de indocumentados.

Sin embargo, el tema crucial en estas elecciones es la economía. El desempleo de 8%, la caída en los salarios (que se desplomaron 6% desde el año 2000), el derrumbe en el valor de la vivienda y el deterioro de los estándares de vida de los norteamericanos han golpeado con fuerza a la clase media de ese país, que cada vez se reduce más y pasó de ser el 71% de la población estadounidense en 1970, a 51% en 2011. Según los últimos datos del censo, la diferencia de ingresos entre ricos y pobres tuvo el año pasado su nivel más alto en cuatro décadas. Hoy supera la existente en un país como Uganda.

Romney cree en un Estado más pequeño: menos gasto público, menores impuestos y menos ayuda gubernamental en salud y pensiones para los más pobres y viejos. Incluso, propone eliminar los famosos bonos para alimentación o food stamps, refugio por excelencia de los más desvalidos en Estados Unidos. Lo único que no piensa tocar es el gasto militar, que propone aumentar de 3,4% a 4% del PIB.

La pieza central de la propuesta económica de Romney es la disminución de impuestos. Propone reducir en 20% los impuestos sobre la renta, limitar o eliminar deducciones fiscales (no especifica cuáles) y no añadir nuevos impuestos.

Obama cree en todo lo contrario: un gobierno más benefactor es un mejor gobierno en las circunstancias actuales de Estados Unidos. Apoya los programas asistencialistas como el Medicare, Medicaid y el Seguro Social. Contra viento y marea, le apuesta a políticas de estímulo keynesiano. Para Obama, el Estado debe garantizar un mínimo de oportunidades para todos y reequilibrar con los impuestos el costo de los sacrificios que se avecinan, para evitar una crisis draconiana como la europea. De ahí su propuesta de subir gravámenes a los más ricos e incentivar determinadas industrias, como la del gas natural. Plantea que su programa de estímulos creará más de 600.000 nuevos empleos en el corto plazo.

Solo el 6 de noviembre se conocerá quién es el ganador. Seis estados indecisos inclinarán la balanza hacia uno de los lados: Florida, Virginia, Iowa, Nevada, Colorado y Ohio. Obama deberá conquistar esos votos si no quiere correr la suerte de Gerald Ford, Jimmy Carter y George Bush papá, los únicos presidentes en los últimos 70 años que no fueron capaces de hacerse reelegir para un segundo periodo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×