| 3/1/2006 12:00:00 AM

Elija bien

De la configuración del Congreso depende la gobernabilidad del próximo Presidente. En las elecciones del 12 de marzo no basta con elegir candidato. Lo fundamental es entender bien a cuál bancada pertenece.

Después de un largo período de desaceleración económica, incertidumbre y desesperanza, Colombia finalmente va por buen camino. Así lo reconocen no solo los colombianos, que están trayendo su plata para invertirla en activos, sino también los extranjeros, quienes ven grandes oportunidades tanto para las inversiones temporales de portafolio, como para las de largo plazo.

Sin embargo, para preservar este buen momento se requieren reformas que hagan permanentes los logros temporales. Colombia tiene dos grandes reformas pendientes, la tributaria y la de transferencias, sin las cuales es imposible garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas.

De hecho, la razón por la cual las calificadoras no modifican la calificación de riesgo de los papeles de deuda externa de Colombia, es que el país no ha hecho estas reformas (ver página 22). Para sacarlas adelante, el gobierno necesita contar con mayorías en el Congreso.

La historia reciente en el trámite de estas reformas es contundente. Se han hecho 11 reformas tributarias en los últimos 15 años, pero ninguna ha sido más que una solución fugaz a los faltantes del gobierno para el año siguiente.

En el tema de las transferencias, es evidente que la norma constitucional que obliga al gobierno central a transferir recursos a las regiones para educación y salud con base en los ingresos corrientes es insostenible. Lo único que se logró en este caso fue una modificación temporal, que vence en 2008. A partir de ese momento, si no hay una reforma constitucional, el gobierno central tendrá que volver al esquema que se basa en ingresos corrientes, con un alto costo para los recursos fiscales. Sacar adelante esta reforma le significaría al gobierno central un ahorro de 10% del PIB en valor presente neto.

El TLC es otro asunto crítico para el cual se requiere una amplia mayoría en el Congreso. El gobierno libró la batalla negociadora durante 21 meses para sacar adelante el texto del tratado, pero el Congreso deberá convertirlo en ley.

Los cambios que introdujo la reforma política podrían modificar la larga historia de fracasos en las iniciativas económicas del Ejecutivo, al promover sensatez en la legislación dentro del Congreso. Se acaba con la multiplicidad de partidos e intereses particulares y se da espacio a las bancadas. Ahora, al votar por un candidato específico se está votando por toda una colectividad, obligada a asumir responsabilidad ante la Historia por sus decisiones.

En las listas que se han inscrito por los diferentes partidos para las elecciones del 12 de marzo hay candidatos excelentes. Hay personas de gran trayectoria, con grandes logros en los campos en los que se han desempeñado. Al prepararse para votar, hay que informarse acerca de lo que piensa cada partido sobre los diferentes temas y hay que unir estas ideologías con la trayectoria de los candidatos. Es la única forma de elegir responsablemente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?