Revista Dinero

| 9/12/2012 6:00:00 PM

Elecciones de infarto

En veinte días se sabrá quién es el nuevo presidente de Venezuela.  Lo que está en juego para Colombia. 

por Editorial

Colombia está pendiente de los diálogos de paz con la guerrilla y la intermediación de Hugo Chávez en el proceso de negociación con las Farc. Esto magnifica, sin duda, la importancia para nosotros de las inminentes elecciones presidenciales en Venezuela. El 7 de octubre los vecinos irán a las urnas para elegir al huésped del Palacio de Miraflores durante los próximos seis años. Aunque la campaña entró ya en la recta final, es matemáticamente imposible saber quién va a ganar, si Chávez o su archirrival, Henrique Capriles.

Las encuestas, lejos de aclarar el panorama, lo único que hacen es enrarecer el ambiente. Mientras que unas dan como triunfador al actual presidente, otras anuncian que sufrirá una derrota contundente. En la guerra de encuestas está, por un lado, la reconocida Datanalisis, que da como triunfador a Chávez con una ventaja de 15 puntos. Al otro lado están tres firmas que aseguran que la contienda electoral es en realidad mucho más apretada y que los candidatos están empatados. Hay también un par de encuestas que colocan a Capriles adelante, por un pequeño margen.

Esta esquizofrenia matemática genera toda clase de dudas sobre la situación real de la contienda electoral. Lo único cierto sobre esta campaña es que Chávez está enfermo, con una limitación física que le impide hacer giras por el país como venía acostumbrado en los últimos 14 años. Capriles, en cambio, ha visitado 200 municipios venezolanos en lo que va corrido del año.

La gente está escuchando de Chávez las mismas promesas de siempre: que terminará el metro de Maracaibo, que terminará el metro de Valencia, que construirá un tercer puente sobre el río Orinoco, que hará otro sobre el río Maracaibo, etcétera. Son promesas repetidas que buscan ocultar la muy delicada situación que vive Venezuela en materia social y económica.

En el frente social, hay una creciente sensación de corrupción e inseguridad. El pasado mes de julio se registraron 600 casos de personas asesinadas, el récord más alto de homicidios en un mes en la historia de Venezuela. En el frente económico hay una economía maltrecha, hiperinflacionaria y con grandes problemas de orden fiscal. A esa hecatombe económica se suma un enorme problema de desabastecimiento de alimentos, que se vive con fuerza en diferentes zonas del país. Aunque las cifras oficiales hablan de un índice de escasez de 14%, la percepción de los consumidores indica que es mucho mayor. Según la firma Datos, 70% de los venezolanos siente que hay desabastecimiento, principalmente de leche en polvo, aceite, azúcar y harina.

La pregunta que se hacen muchos colombianos es qué va a pasar con la economía de ese país, con las relaciones entre los dos vecinos y con la intermediación de Chávez en el proceso de paz con las Farc. Si Chávez pierde las elecciones, ¿seguirá como mediador de los diálogos con la guerrilla.

¿Seguirá en pie el ingreso de ese país a Mercosur? ¿Qué pasará con el acuerdo comercial con Colombia? ¿Se acabará la política de control de precios para varios productos de la canasta familiar? ¿Se modificará el régimen cambiario?

Algunos colombianos ya comentan que quizás es mejor malo conocido que bueno por conocer. Si bien la actitud de Capriles hacia la economía de mercado sería mucho más favorable que la de Chávez, hay dudas en el ambiente sobre cuáles serían las circunstancias en las que se daría su mandato. Si Capriles ganara las elecciones, ¿habría una transición ordenada hacia el nuevo modelo? ¿Lograría desmontar las estructuras asistencialistas consolidadas durante más de una década por Chávez, que tienen quebrado al fisco venezolano.

¿Podría aplicar un cambio de giro a fondo en la economía venezolana? La cuenta regresiva para las elecciones en Venezuela comenzó y la situación se definirá en pocas semanas. La decisión es del pueblo venezolano y está en sus manos elegir. Colombia seguirá paso a paso los resultados, esperando que ellos redunden en unas relaciones amistosas y cada vez más productivas para los dos países.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×