| 8/3/2007 12:00:00 AM

El nerviosismo de los mercados

La caída de las acciones en los mercados internacionales no es el evento disparador de una crisis que pudiera afectar la tasa de cambio en Colombia. Por ahora, la revaluación del peso seguirá a la orden del día.

Después de cuatro años de un excelente desempeño de los mercados de capitales en el mundo, es natural que una caída como la que ocurrió en la tercera semana de julio lleve a los inversionistas a preguntarse si llegó el final del boom.

La respuesta es negativa hoy, como lo fue en dos eventos similares ocurridos en el pasado reciente (mayo de 2006 y febrero de 2007). Los buenos precios de los activos se mantendrán por un tiempo más, aunque también habrá más volatilidad.

Es necesario comprender la naturaleza de esta caída en los mercados internacionales de acciones para visualizar sus implicaciones. El evento se produjo cuando dos grandes bancos anunciaron que no habían podido vender a los inversionistas el equivalente a US$20 billones de deuda para fondear las compras de Chrysler y Alliance Boots, la cadena de droguerías inglesa. El mercado interpretó la noticia como el fin del boom de compras financiadas con crédito barato y reaccionó con una venta masiva de acciones a nivel mundial.

La amplia disponibilidad de financiación para comprar empresas ha presionado al alza los precios de las acciones. En los últimos años el mundo ha vivido una dinámica que se ha alimentado a sí misma. Se volvió costumbre que los fondos de capital privado (private equity funds) hagan ofertas de compra de empresas a muy buenos precios, fondeadas con crédito de bancos. Esas deudas se titularizan y se venden posteriormente. La especulación sobre posibles compras hostiles eleva los precios de las acciones y la deuda que financia estas adquisiciones se coloca en el mercado porque está respaldada en activos cuyo precio crece. Las propias empresas han utilizado el crédito barato para recomprar sus acciones, lo que presiona aun más las cotizaciones al alza.

Todo el mundo está feliz con esta maquinita de hacer dinero, pero también sabe que el juego puede terminar si se seca el acceso al crédito. Los problemas en la colocación de la deuda de Chrysler y Alliance Boots, sumados a la vulnerabilidad del crédito hipotecario en Estados Unidos, y en particular de la cartera de grado especulativo, fueron suficientes para generar el reciente sobresalto en los mercados.

De hecho, las acciones más afectadas fueron las de entidades financieras, ante el temor de que pudieran verse obligadas a financiar con sus propios recursos las deudas colateralizadas.

A pesar de los vaivenes, lo más probable en el corto plazo es que vuelvan las valorizaciones. La explicación es que seguirá habiendo en el mundo un amplio exceso de recursos en busca de alternativas de inversión. Hay en el planeta un amplio número de agentes dedicados a buscar uso para las reservas internacionales en dólares de países que se han convertido en generadores netos de capital y que exigen opciones para invertir.

Frente a esta realidad, incluso los analistas más pesimistas han llegado a la conclusión de que no va a pasar nada con las acciones, pues habrá suficiente liquidez para respaldarlas. En términos del mercado colombiano, esto significa que no habrá un impacto sobre el tipo de cambio por esta vía y que los inversionistas seguirán viendo a Colombia como un país atractivo para invertir, mientras persistan estas condiciones.

La vulnerabilidad de los países emergentes que tienen problemas fiscales sigue siendo una realidad. Cuando las circunstancias cambien, estos países (entre ellos Colombia) serán los más afectados por la reversión de la tendencia, pues serán los primeros en sufrir los efectos del cambio en los apetitos de los inversionistas por activos de riesgo. Sin embargo, la reciente caída en los mercados de acciones no es el evento disparador de esta situación. Mientras haya exceso de capitales en busca de alternativas de inversión, incluso estos países seguirán siendo capaces de financiar sus desbalances externos atrayendo capitales internacionales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?