El derecho a emprender

| 12/18/2000 12:00:00 AM

El derecho a emprender

¿Qué impide hoy el desarrollo del país? ¿La respuesta no es obvia? El déficit fiscal, dirán muchos analistas económicos, que ven en los desequilibrios de las finanzas públicas la fuente de todos los disturbios. La violencia, dirán otros analistas, que ven con razón cómo la creciente inseguridad paraliza las iniciativas de inversión y empleo. ¿Pero, eliminando el déficit fiscal y los movimientos ilegales, llegamos al fondo del problema?



Hernando de Soto sugiere (página 80), que el problema del mundo en desarrollo es que está subcapitalizado, porque no es capaz de producir capital. Y no porque no tenga espíritu o cultura empresarial, que abunda. Tampoco por la capacidad de ahorro, que es mayor al que se cree. El país está subcapitalizado por falta de un sistema de derechos de propiedad para movilizar los activos para producir riqueza. Ese, cree Dinero, es el fondo del problema.



El problema de los derechos de propiedad no es solo de inseguridad jurídica por la inestabilidad normativa ni de la inseguridad patrimonial que imponen los ilegales. Los países con una economía de mercado moderna han logrado dos cosas fundamentales: que mucha población posea activos y que, además, estos sean fáciles de enajenar. Y Colombia falla en los dos campos.



La verdad estadística es contundente: hoy el 90% de la población no tiene ingresos derivados de activos. Muchos de ellos, los más pobres, porque no cuentan con activos. Pero a la gran mayoría, aunque tiene algunos activos, estos no le sirven para generar ingresos. ¿Por qué? Los activos no se pueden enajenar por la pobre definición de su propiedad, o porque los circuitos para movilizarlos son débiles o, simplemente, se han roto. Por la crisis financiera que inmoviliza capital, por la bancarización de los mercados de capital que cierra oportunidades o por la tributación que castiga su movilización. Pero hay colombianos que quieren y pueden construir riqueza, que tienen valiosos activos que podrían movilizar para construir el país. Ventures2000 (página 26) develó la inusual capacidad de emprendimiento entre los jóvenes colombianos. 725 planes de negocios debidamente estructurados son una cifra que duplica la de concursos similares en España, Argentina o Alemania. Y la calidad de los negocios, en especial de biotecnología y tecnología de la información, resulta, en un país con tantas dificultades, impresionante. De estas ideas jóvenes de emprendedores con educación y experiencia podrían salir inversiones por US$290 millones y casi 22.500 empleos. Los emprendedores colombianos tienen muchas buenas ideas y mucha capacidad empresarial. Pero enfrentan pobres mercados de capital. El capital aún no fluye para las buenas ideas, porque estamos subcapitalizados. Y ahí cobra toda su importancia el problema de tener capital y poder movilizarlo.



Para escapar de la pobreza y del desempleo se necesitan activos. Los derechos de propiedad y los mercados de capital son la clave para acabar con la pobreza, promoviendo el emprendimiento y el empleo. Por toda la gente. En un capitalismo inclusivo: no solo en los derechos sociales, sino en la propiedad. El verdadero antídoto contra el subdesarrollo y la amenaza colectivista de la guerrilla y de la clase política es desarrollar un país de verdaderos propietarios, que puedan tener y enajenar sus derechos de propiedad.



En el siglo XXI, para salir de la encrucijada social en que se encuentra, el país debe ir más allá del ajuste fiscal y la pelea con los ilegales. ¡Debe desarrollar los principios de libertad, igualdad y propiedad para todos!
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.