| 1/1/2000 12:00:00 AM

E-E-I-I-E-E para el 2005

Al comienzo del nuevo año se siente que amainó el chaparrón. Cedieron las horribles tendencias de la actividad económica que se vieron en el primer semestre, y el final del año fue menos malo de lo que temían los pesimistas. Los compromisos fiscales del Acuerdo con el Fondo generaron mayor confianza y estabilizaron las expectativas internacionales. Y las fiestas de fin de año y de siglo y de milenio dieron para pensar en la posibilidad real del cambio.

En Dinero creemos firmemente que se ha abierto una ventana de oportunidad enorme para la economía y los empresarios. El 2000 será un año de transición durante el cual, aun sin mucho crecimiento, las autoridades tienen que concentrarse en ejecutar sin dilaciones el programa fiscal acordado con el Fondo y los empresarios volver a pensar en grande. Si el programa de estabilización fiscal y financiero anunciado se consolida, el país podría ver, aun en medio de la negociación con la guerrilla, un crecimiento económico alto antes de que termine este gobierno. Nuestro análisis nos indica que en el 2005 es posible que el país esté en boom económico, es decir, celebrando su tercero o cuarto año de crecimiento cercano al 6%.

El boom se volverá un escenario de alta probabilidad si analistas, gobierno y empresarios dan paso a una nueva agenda para el siglo que comienza. Que debe combinar, en medio de la búsqueda de los acuerdos de paz y una justa política social, nuevos énfasis macro y nuevos elementos micro.

EJE es el acrónimo de la agenda macro: Equilibrio financiero, Inversión y Exportaciones. No soñar con el ritmo de endeudamiento de los últimos años y culpar al sector financiero por no hacerlo posible. La

Nación, las regiones y las empresas deben construir su recuperación e Inversión con recursos sanos, es decir, con capitalización estimulada por una nueva reforma tributaria antialcabalera y proempresarial. El esfuerzo Exportador que con ahínco ha perseguido la Mincomercio debe ser secundado por el resto del gobierno y los empresarios. Solo los países que exportan e invierten con equilibrio financiero crecen en forma sostenible.

No menos importante es la agenda EIE micro: Educación, Innovación y Emprendimiento. Hoy la Educación no solo es un. propósito social, sino la esencia del desarrollo para una sociedad en la era de la informática y el conocimiento. No hay que contentarse con poco, sino apuntarles a grandes metas. La Innovación tecnológica también hay que pensarla en grande. El nuevo crecimiento no vendrá de hacer más lo mismo que antes, sino de nuevas tecnologías y sectores productivos. En los 90, el país abrazó la idea de que todo podía resolverse desde el Estado. ¡Vana ilusión! El proyecto del nuevo siglo debe ser el Emprendimiento empresarial. Tenemos que volcar nuestra dispersa iniciativa individual hacia la creación de empresa. La política pública debe proponerse hacer de cada colombiano un empresario.

En el siglo XXI, los empresarios ampliarán sus miras e irrigarán progreso a todos los colombianos. Más que con la inestabilidad macro y el escepticismo de futuro del último año, en este solo queremos ver equilibrios financieros y AGIITE empresarial (ver portada)Con Exportaciones, Educación, Inversión, Innovación y Emprendimiento y Equilibrio, EEIIEE no tendremos en el 2005 un boom temporal, sino una senda de crecimiento sostenido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?