Déficit, se reabre el debate

| 7/11/2003 12:00:00 AM

Déficit, se reabre el debate

Tanto el problema fiscal como su solución están debidamente diagnosticados. Si se quiere avanzar en el desarrollo del país es preciso actuar, pues el tema ya no da más espera.

Cada año, cuando el equipo económico del gobierno se reúne para elaborar el Presupuesto General de la Nación para el período siguiente, se encuentra con la misma realidad. La plata no alcanza. Las cosas no podrían ser diferentes, cuando un 95% del presupuesto está amarrado a más de 250 leyes que ordenan gasto. La noticia de un faltante de casi $2,5 billones para 2004 no debería sorprender ni al gobierno ni a los colombianos. Más bien debería preocuparnos, pues nuevamente se ponen en evidencia lo mucho que hay que hacer para recuperar la sostenibilidad fiscal y la poca seriedad con que se ha manejado el tema.

Cuando a finales de 2002 salieron adelante una reforma tributaria y otra pensional y además el Congreso aprobó el referendo, la posición del gobierno fue triunfalista y el sentimiento general era de apoyo, pues finalmente Colombia estaba haciendo la tarea. Incluso los mercados internacionales y las entidades multilaterales reaccionaron favorablemente y dieron su aval a lo que se estaba haciendo en este país. Lo único que quedaba pendiente era la realización del referendo que cerraría la discusión con el voto del pueblo.

Seis meses después, sin embargo, el mismo gobierno no solo advierte que la reforma tributaria se quedó corta y que (independientemente de si el referendo se aprueba o no) la ampliación de la base del IVA prevista para 2005 tendrá que anticiparse, sino que en pensiones tampoco logró el objetivo y muy posiblemente habrá que hacer una nueva reforma.

Un cambio de posición tan radical en tan poco tiempo es desconcertante, más aún cuando la confianza, tan esquiva por tantos años, está volviendo al país y cuando el problema fiscal y su solución están diagnosticados en todo detalle. El problema fiscal es estructural y hay que tratarlo como tal. Volver a abrir el debate pensional solamente para garantizarle al ISS un aumento en el número de afiliados y poder financiar las pensiones con los recursos de las cotizaciones es un despropósito. Esto solo agravaría el problema fiscal hacia adelante.

La solución al tema de las pensiones está en la eliminación de los regímenes especiales, así como en el aumento de la edad de jubilación, pues es ahí donde se encuentra el mayor desequilibrio. Cualquier otra cosa solo aliviaría unos problemas de caja en el corto plazo, lo que no deja de ser atractivo para el gobierno de turno, pero comprometería seriamente a las siguientes administraciones. Sería incluso preferible una emisión de bonos a largo plazo que permita cubrir los faltantes de hoy, a cambio de lograr que verdaderamente se saneen las finanzas del Seguro Social.

La solución al problema de ingresos es también muy clara. El país no puede seguir dándose el lujo de mantener las exenciones tributarias que privilegian a una pequeña parte de la población. La generalización del IVA, así como el aumento de la tarifa, son indispensables, pues únicamente así podrá el gobierno contar con los recursos que le permitan atender las carencias de la población más necesitada.

Al problema fiscal hay que darle mate para poder avanzar.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.