| 5/22/2008 12:00:00 AM

Conocimiento y competitividad

Una sociedad basada en el conocimiento requiere del trabajo conjunto del Gobierno, las empresas y los centros académicos. Cada uno debe asumir su papel para que Colombia pueda cumplir el objetivo de ser el tercer país más competitivo de Latinoamérica en el año 2032.

Hace dos años aproximadamente, a raíz de la visita del profesor Michael Porter, se creó el Consejo Nacional de Competitividad, con miras a que Colombia sea en 2032 uno de los tres países más competitivos de Latinoamérica y tenga un nivel de ingreso por persona equivalente al de un país de ingresos medios altos. Para el logro de estos objetivos se identificaron varios pilares sobre los cuales se debe trabajar, entre los cuales están el desarrollo de sectores de talla mundial, el salto en productividad y empleo y la formalización laboral y empresarial. La condición esencial, sin embargo, es que el país le apueste a la ciencia, la tecnología y la innovación, ya que sin conocimiento no se puede ser competitivo.

La tarea no es nada fácil. Aunque algo se ha avanzado, los indicadores relacionados con el tema son malos para Colombia, tanto en términos absolutos como relativos. Por ejemplo, mientras que en el índice de competitividad global que mide el World Economic Forum, Colombia ocupa el puesto 69 en una muestra de 131 países, en innovación ocupa el puesto 72. Entre los puntos críticos que generan esa baja calificación están la calidad de las instituciones de investigación, la disponibilidad de científicos e ingenieros y el gasto de las empresas en investigación y desarrollo.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Educación, el porcentaje de graduados en ciencias básicas es inferior a 2%, mientras que en Chile es de casi 5%, en Brasil de 7% y en Irlanda de 17%. De igual forma, la inversión total -pública y privada- en actividades de ciencia y tecnología e innovación en Colombia es de 0,55% del PIB y de 0,19% del PIB en investigación y desarrollo. En países como Estados Unidos, esos indicadores llegan al 13% del PIB.

Con el fin de apoyar la generación de conocimiento, el Gobierno se ha puesto como meta aumentar esta inversión -pública y privada- a 1% del PIB para 2010, aumentar a 800 por año la formación de jóvenes investigadores, que hoy es de 230; formar 500 Phd al año, 60% en Colombia y 40% en el exterior; y apoyar las tesis doctorales y las pasantías post-doctorales.

De igual forma, el Gobierno tiene previsto apoyar el sistema nacional de investigación e innovación para que este pueda tener impacto en el conocimiento global y en los mercados internacionales.

Identificar la importancia del conocimiento en la estrategia de competitividad es sin duda un avance muy importante, pues han pasado décadas sin ningún aporte en este campo. Lo que sigue es convertir este objetivo en realidad, para lo cual se requiere la participación activa del Gobierno, los empresarios y las universidades y centros de investigación.

Actualmente existen descuentos tributarios para las empresas que inviertan en innovación, así como créditos blandos que se condonan en un 50% cuando el trabajo de investigación se hace en asocio con una universidad o un centro de investigación. Sin embargo, son pocas las empresas que recurren a los mismos, bien sea por desconocimiento o por falta de interés.

Otro tema fundamental que requiere mucho trabajo es el de las alianzas empresa-universidad. Hay casos exitosos, como el de la Universidad de Antioquia con los empresarios locales, que deberían ser emulados por las universidades en otras regiones del país, así como por los empresarios.

Este trabajo conjunto entre universidad y empresa requiere espíritu emprendedor de ambas partes. La medida de nuestra capacidad para sacar adelante este proceso será dada por la audacia que demostremos para innovar y asumir los riesgos que esto implica. Los estímulos a la innovación y la creación de un ambiente propicio son importantes, pero nada puede sustituir el papel que el espíritu emprendedor tiene en esta tarea. Esto tenemos que entenderlo los colombianos. Para poder llegar lejos hay que dar saltos grandes. La creación de empresas basadas en conocimiento es la estrategia correcta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?