| 10/16/2014 6:00:00 AM

Rompecabezas fiscal y financiero

¿Más déficit o solo más TES? O, ¿cómo emitir más deuda a través del Banco Agrario y de Ecopetrol sin que se den cuenta?

La contabilidad pública está llena de mañas y de trucos. Se presentan presupuestos inflados, se exageran ciertos rubros, se puede jugar con el servicio de la deuda, en fin, una letanía de prácticas para salvaguardar la ortodoxia fiscal. Siempre ha sido así, y mientras no tengamos una sociedad fiscalmente responsable tiene que seguir siendo de esta manera. Por eso mismo, el Congreso de la República no tiene iniciativa fiscal y todo rubro requiere de la firma del Ministro de Hacienda. Algunos dirían que vivimos en una dictadura fiscal y que esta ha salvado a Colombia de la catástrofe. Nada más cierto.

Pero como lo planteamos en el artículo La excepción a la regla de la edición 454 del 19 de septiembre, la contabilidad pública tiene una profunda discusión en cuanto a qué condiciones el objetivo de la política fiscal debe ser la deuda bruta y cuándo debe ser el balance corriente; o sea, la deuda ajustada por aquellas inversiones que tengan las cualidades necesarias para ser activos financieros con un valor presente neto esperado positivo.

El artículo –retuiteado por varios senadores– pone de presente la inconveniencia del tratamiento actual de la financiación del sistema de autopistas de Cuarta Generación (4G), ya que lo amarra a la privatización de Isagen, limitación innecesaria e inconveniente.

En cierto sentido, el Gobierno ha entendido que existen otras opciones. El reciente anuncio de que el Banco Agrario –entidad oficial– invertirá $2,2 billones en las 4G tiene profundas implicaciones. La primera es que para financiar esta inversión el Banco Agrario tendrá que salir a vender $2,2 billones de TES en el mercado. Esta deuda dejará de estar en manos de una entidad pública que tiene casi $9,7 billones de estos títulos en su portafolio actualmente.

Al respecto vale destacar varios puntos. No es déficit, puesto que estos TES ya fueron causados en los balances del Estado, luego del rescate de la crisis bancaria de 1999.

Sin embargo, sí son nuevos para el mercado, ya que Crédito Público antes lo manejaba bajo el conveniente rubro de “convenidas y forzosas”. Y el mercado tendrá que tener un mayor músculo para financiarlos. Es más, un contador Lefebvrista preconcilio Vaticano II diría que sí aumentó la deuda bruta y por lo tanto el déficit.

Y lo mismo diría sobre lo que está pasando con Ecopetrol, como lo reseñó nuestro artículo La encrucijada de Ecopetrol de la edición 453 del 5 de septiembre de 2014. Como se dijo allí, el gobierno nacional –que es el accionista mayoritario de Ecopetrol– lo obliga a repartir 80% de sus utilidades en dividendos, mientras el estándar de la industria es de 40% y, por otro lado, lo induce a endeudarse en más de US$2.000 millones, lo que para nuestro contador Lefebvrista también sería déficit fiscal.

De otra manera, para un contador del FMI la preaceptación del balance corriente, explicado en nuestro artículo La excepción a la regla, el déficit fiscal se aumentó en un punto del PIB.

Esta revista no critica el actuar del Gobierno, por el contrario lo aplaude. En un contexto de gran incertidumbre es bueno buscar cómo se estimula la demanda hacia una economía productiva.

Es más, dada la abundante liquidez, las incertidumbres con las políticas monetarias mundiales y las garantías que nos da el Ministro de Hacienda de una disciplina fiscal a largo plazo y el nuevo compromiso del Gobierno de presentar la reforma pensional el año entrante, ¿no será conveniente más bien ampliar el déficit fiscal en un punto del PIB, de manera excepcional, para el año entrante y financiarlo con TES por debajo de 7% en pesos, o 4,6% en dólares, mientras podemos hacerlo, y así no ahorcar al sector productivo? Existen argumentos muy sólidos para que esta sea la política macroeconómica óptima. El artículo Alternativas fiscales de esta edición lo analiza.

Una expansión de tipo neokeynesiano muchísimo más tímida que la que, en su momento, el presidente Juan Manuel Santos hizo en 2001 y 2002, cuando era Ministro de Hacienda, y que tanto contribuyó a la recuperación económica del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?