| 9/29/2006 12:00:00 AM

Colombia: cada vez más rezagada en competitividad

Colombia cae en forma notable en el Ranking Mundial de Competitividad. Ojalá el gobierno preste atención a esta señal, para que finalmente se concentre en los temas que permitirían a las empresas colombianas competir en la economía global.

El colapso del puerto de Buenaventura y el desastre de la red logística que conecta al principal puerto sobre el Pacífico con los centros de producción (ver artículo central, página 30) son solamente algunos de los obstáculos que deben superar los empresarios colombianos para competir en el mercado mundial. Hay muchos más. El más reciente informe Doing Business, del Banco Mundial, por ejemplo, señala a Colombia como uno de los países con los procesos más lentos para completar una exportación.

Todas esas fallas van sumando. El World Economic Forum acaba de dar a conocer el informe anual sobre Competitividad Global para 2006-2007, en el cual Colombia pasa del puesto 58 al 65. La caída es notoria, pues esta lista es el referente obligado para los inversionistas internacionales. El informe hace un análisis detallado del estado de la competitividad en 125 países, con base en información proveniente de estadísticas oficiales y de encuestas que esta organización realiza a líderes empresariales en los países participantes.

El informe ubica a los países en su posición relativa en la lista. Esto es esencial para conocer en qué condiciones está cada uno para competir en la economía global. El mensaje es claro: no basta con mirarse a sí mismo y no es suficiente mejorar frente al pasado. Para avanzar en competitividad, el país debe ir más rápido que los demás y, en particular, más rápido que otros miembros del grupo de referencia con el cual el mundo lo está comparando. Si no lo logra, pierde competitividad.

El informe clasifica a los países en tres categorías, de acuerdo con su estado de desarrollo. En el primer estado de desarrollo están los países con bajo nivel de ingreso, cuya competitividad está en la calidad de las instituciones, la infraestructura, la macroeconomía y la salud y la educación primaria. En el segundo estado se encuentran países más avanzados en el desarrollo, en los que una mayor competitividad se logra aumentando la eficiencia, para lo cual se requiere trabajar en educación superior y entrenamiento, mercados eficientes y capacidad tecnológica. Por último, en el tercer estado están los países más avanzados del mundo, que para alcanzar una mayor competitividad, deben enfocarse en innovación y en negocios sofisticados.

Para mantener el equilibrio, cada país recibe una ponderación que depende de su estado de desarrollo, si bien todos son evaluados en todos los indicadores. Así, en un país como Colombia, que por su nivel de ingreso per cápita se encuentra entre el primero y el segundo estado, los requerimientos básicos tienen una mayor preponderancia y reciben, por tanto, una ponderación más alta. Por el contrario, para Estados Unidos, que se encuentra en el tercer estado de desarrollo, el tema de innovación y factores sofisticados recibe un peso mucho mayor.

Con base en estos criterios, Colombia se ubica en el índice general de competitividad del World Economic Forum en el puesto 65, por debajo, en América Latina, de Chile, que está en el puesto 27, Costa Rica, 53, Panamá, 57, México, 58, Jamaica, 60 y El Salvador, 61.

Al mirar cada uno de los aspectos que incluye el índice, se tiene que, en términos de requerimientos básicos, la posición de Colombia es la número 73, lo que se explica por una ubicación en el puesto 68 en el tema de instituciones, en el 75 en el de infraestructura, en el 65 en macroeconomía y en el 88 en salud y educación primaria.

En el tema de eficiencia, Colombia está en el puesto 65, mientras que en el de innovación se encuentra en el 48, medidos ambos, por supuesto, de acuerdo con el nivel de desarrollo relativo.

Todo indica que el trabajo que tiene que hacer el país para mejorar las condiciones de competitividad es monumental y que, definitivamente, el ritmo al cual avanzamos no es suficiente.

El Consejo Privado de Competitividad, recientemente creado por el presidente Uribe, tiene el gran reto de poner a andar una agenda que comprometa a todos los actores para avanzar en los temas pertinentes. Se acabó el tiempo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?