Capitalización!!!

| 6/23/2000 12:00:00 AM

Capitalización!!!

La descapitalización del sistema productivo colombiano en los dos últimos años es impresionante. Ya son conocidas la caída del 25% en el precio de la vivienda y la descapitalización bursátil del 32%. Forbes reveló una pérdida del 42% de la riqueza de los grandes grupos empresariales. La investigación que presenta Dinero indica que las 5.000 mayores empresas, después de desinflar las generosas valorizaciones de activos y del patrimonio de los balances, también han sufrido una enorme descapitalización: el valor real de sus activos cayó 24%, el de su patrimonio 44% y el de su capital accionario 64%, dejando éstos de valer US$26.000, US$21.000 y US$17.000 millones, respectivamente. Esta descapitalización, y su creciente carga financiera, tiene mucho qué ver con las dificultades para recuperar al sector financiero.

La descapitalización empresarial se origina en la pérdida de su rentabilidad (el retorno sobre el capital pasó del 7,2% al -8,8%) y en la enorme desconfianza de los inversionistas sobre nuestro futuro. Este último factor ha paralizado la inversión y elevado la tasa de descuento en la valoración internacional de los activos, a causa de lo cual las empresas valen hoy US$10.000 millones menos que el año anterior.



Dinero estima que para lograr la viabilidad del sector empresarial colombiano en los próximos años las necesidades de capitalización son del orden de los US$10.000 millones.



Para enfrentar semejante requerimiento se van a necesitar, además de la paz, muchos esfuerzos. La inversión extranjera en sectores diferentes al minero y los servicios públicos tiene que jugar un papel de primer orden. Tanto como los inversionistas nacionales. El gobierno debe dejar de pensar que solo reestructurando deudas con la ley 550 el sector empresarial saldrá adelante. Es hora de pensar en una estrategia más agresiva, tanto tributaria como financiera. ¿Cómo perder la oportunidad de la última reforma tributaria de este gobierno (que así lo sea...) para generar verdaderos estímulos a la capitalización y a la inversión? ¿Cómo seguir atados a una miope ortodoxia que niega la posibilidad de incentivos especiales para zonas de exportación o para la economía de la informática y del conocimiento? También es hora de ir pensando en una estrategia alternativa de salvamento financiero. ¿Para qué botar billones en el saneamiento de la banca pública o seguir financiando a los bancos privados, si el alivio no llega adonde tiene que llegar, a las empresas en dificultades? ¿Por qué, más bien que castigar y castigar balances bancarios, no poner en marcha un fondo de capitalización empresarial para fondear la conversión de acreencias financieras en nuevos capitales, y así desarrollar estos mercados? ¿Por qué, más bien que dirigir los recursos de los fondos privados de pensiones a comprar TES para tapar huecos fiscales o a demandar dólares, no orientarlos hacia la capitalización del sistema empresarial?



El equipo económico de los primeros dos años de gobierno prestó mucha atención a la vivienda, a la crisis del sector financiero, al financiamiento del déficit fiscal y a inversiones en el área de la paz. El nuevo equipo económico debería poner al sector productivo como su tarea de primer orden. Para activar el empleo, paradójicamente, tanto como nuevas reglas del juego laborales, se requieren nuevas reglas e incentivos en el mercado de capitales. Sin un sector empresarial capitalizado viable para la expansión, ¿cómo pensar en la recuperación fuerte y sostenible de la economía y del empleo?
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.