Calidad y educación

| 3/7/2003 12:00:00 AM

Calidad y educación

En medio de tantas noticias, unas buenas y otras malas, no queda tiempo ni espacio para destacar los grandes avances que el país está logrando en algunos campos. La educación es uno de ellos. Los colombianos finalmente estamos entendiendo la importancia de la educación para el desarrollo y el país está trabajando desde todos los frentes para que los niños reciban una educación de calidad, independientemente de cuál sea su nivel de ingreso.

Esto es fundamental en el mundo de hoy, donde la innovación y la creatividad marcan la pauta. Está demostrado que los países que prosperan son aquellos que cuentan con gente capaz de producir y manejar conocimiento. Esto lo entendieron hace muchos años los tigres asiáticos y es un factor que explica por qué hoy cuentan con un ingreso per cápita similar al de Estados Unidos.

Las nuevas pruebas que está realizando el ICFES en todo el país, así como las pruebas Saber en Bogotá, enfocadas a evaluar las competencias de los alumnos antes que a medir conocimientos, son un paso determinante en el camino hacia una educación de mayor calidad en Colombia. No es lo mismo un niño acostumbrado a manejar conceptos y solucionar problemas que otro educado para repetir definiciones de memoria. Mientras que el primero está aprendiendo a pensar, el segundo simplemente se entrena para obtener un resultado.

Educar a los alumnos en competencias es una tarea compleja, que de ninguna manera puede hacerse a la ligera. Requiere el compromiso de las autoridades, los colegios y los profesores, pero también de los padres y los alumnos. Solamente cuando la educación se entiende como un proyecto conjunto entre todos ellos es posible obtener los resultados deseados. El avance de Santander o de Guaviare, departamentos que han logrado destacarse en las pruebas del ICFES gracias al compromiso de toda la comunidad, demuestra por qué la educación es un proyecto de todos.

Los exámenes del Icfes pasan a ser, entonces, mucho más importantes que en el pasado. Antes, los resultados de estas pruebas no eran más que un número mágico que permitía el ingreso del alumno a una universidad, un dato para ser obtenido y luego olvidado. Hoy, su significado va mucho más allá pues los exámenes revelan los niveles de competencia de los colegios para formar a sus alumnos. Se convierten en un verdadero instrumento de evaluación para buscar el progreso. Los colegios reciben retroalimentación por parte del ICFES, lo cual les permite conocer cuáles son y dónde están sus falencias y vacíos y trabajar para corregirlos. Esto ha facilitado que colegios de escasos recursos mejoren su desempeño y se ubiquen hoy por encima de muchos colegios de altos ingresos. Es el caso de los colegios de Ciudad Bolívar.

Ahora sí, el colegio que obtiene el mejor puntaje es sin duda el mejor colegio, en especial si logra mantener esta posición año tras año. De hecho, el examen del ICFES plantea un renovado reto a los colegios por el logro y el sostenimiento de la calidad académica.

En las comparaciones internacionales, nuestro sistema educativo aún está lejos de los estándares mundiales de calidad. No obstante, el trabajo que se está haciendo va en el camino correcto. Si nos mantenemos por esta línea, pronto tendremos mejores ciudadanos, más preparados para competir y generarle una mayor riqueza al país. ¡Adelante!
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.