| 8/1/1997 12:00:00 AM

Arca de noe

"La recuperación está a la vuelta de la esquina. Pero de la esquina de una cuadra muy pero muy larga."

EL SEÑOR SAMPER, en medio de su debilidad y desprestigio, cree poder reencaucharse con la iniciación de un nuevo proceso de paz. La mayoría de los colombianos ven con verdadero horror el inicio de estos procesos porque siempre han estado acompañados de un recrudecimiento de las llamadas "hostilidades". En últimas, más muertes, más secuestros, más sabotajes, más terrorismo dirigido contra la población civil.



Eso es lo que ofrece la guerrilla cada vez que se inicia un proceso de paz. Y la inevitable respuesta de las autoridades tampoco se hace esperar. Y entonces empieza una serie infinita de recriminaciones entre las partes. Y todo termina en lo mismo: más muertos, y cero paz.



Y por enésima vez recorremos el mismo camino. Pero ello no obsta para que haya una cantidad de ingenuos que creen que todo es cuestión de tener la voluntad de hacer la paz. Y que la paz se puede hacer desde una posición de debilidad. Y que quienes están metidos en el negocio de la guerra, del secuestro, del chantaje y del narcotráfico, van a abandonar sus lucrativas actividades así no más, y se van a convertir de la noche a la mañana en ciudadanos ejemplares.



A la cabeza de esos ingenuos está el negociador colombiano por excelencia, José Noé Ríos. Este personaje concede todo en la mesa de negociaciones y por esa simple razón siempre llega a un acuerdo. Pertenece a la misma escuela de Horacio Serpa y del señor Samper y es así como el gobierno le cederá a la guerrilla en todo: la cabeza del general Bedoya, siguen las Convivir, y llegarán las grandes concesiones territoriales (prohibiciones para que las fuerzas armadas ingresen a regiones enteras del país). Y José Noé hará estas estratégicas concesiones sin que la guerrilla ceda en algo sustancial.



Así será el próximo proceso de paz. El señor Samper en su desespero embarcará al país en el arca de Noé. Un arca sin brújula que está navegando a la deriva. Las consecuencias no demorarán en hacerse sentir. Una guerrilla cada vez más fuerte militar y políticamente. Y la convocatoria por parte del Mono Jojoy de la próxima Asamblea Constituyente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?