| 11/1/1994 12:00:00 AM

ANILLO AL DEDO

VICEMINISTROS Y ALTOS funcionarios que son hijos, hermanos y primos de congresistas. Nunca como antes un gobierno había entregado la administración pública a la parentela de los políticos en forma tan descarada como ahora. Y ello con la anuencia del mismo Presidente de la República, quien se ha involucrado directamente en los nombramientos hasta del tercer nivel de la administración pública.

Al mismo tiempo el gobierno anuncia importantes aumentos en el gasto público, así ello implique sacrificar el crecimiento del sector privado. Promete más y más del llamado gasto "social". Muchos colombianos están convencidos que con ese esfuerzo de gasto "social- se solucionarán los problemas de pobreza y malos servicios que aquejan a una parte importante de la población colombiana.

Ojalá tanta belleza fuera cierta. El llamado gasto "social" está carcomido por la politiquería, la ineficiencia y la corrupción. Las entidades ejecutoras de ese gasto son las más débiles desde el punto de vista institucional. Los dineros destinados a equipos para hospitales, a laboratorios para colegios, a la construcción de la infraestructura mínima para atender decorosarnente a los más necesitados, todo ello se lo roban los mismos funcionarios públicos o los políticos que los apadrinan. ¿Y qué decir del despilfarro y la ladronería que distingue a las empresas de servicios públicos a lo largo y ancho del país?.

De ahí que la solución de fondo sea la reestructuración institucional del sector "social", buscando alternativas de contratación y ejecución del gasto diferentes a las ya utilizadas, incluyendo esquemas de privatización. De lo contrario, los fondos públicos adicionales llegarán a un barril sin fondo y las carencias seguirán acrecentándose. Pero el actual gobierno no está en este cuento. Lo único que le interesa es mostrar que aumentó el gasto. Y a los políticos tradicionales, a los que viven de ese gasto ya sea como funcionarios públicos o como beneficiarios de los contratos, el esquema de gastar por gastar les cae como anillo al dedo. Y má s en este gobierno en el cual se sienten como Pedro en su casa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?