| 5/15/2014 6:00:00 AM

Qué rapido

Con tan solo dos años en el país, las tiendas de descuento D1, propiedad de Koba Colombia, sociedad de alemanes y del Grupo Santo Domingo, logró hacer lo que a otras cadenas les tomó 10 años: abrir 300 almacenes, administrarlos y garantizar su logística. Se trata de una de las pocas compañías que en muy corto tiempo logró entrar al exclusivo club de mil empresas más grandes de Colombia, puesto 336, medido por ventas (facturó $294.844 millones). Según la consultora Objetivo, este resultado se debe a que D1 rompió el paradigma de las cadenas tradicionales, enfocadas en la guerra por las grandes ciudades y se concentró en otras zonas del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?