| 8/28/2012 6:00:00 PM

Pelea refinada

Luego de superado el agarrón entre el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, y el presidente de Reficar, Orlando Cabrales, vale la pena mirar cómo va la construcción de la refinería: se dispararon los sobrecostos porque la obra pasó de US$3.500 millones a US$4.800 millones. La pelea se suscitó por el ritmo de ejecución y la administración de los contratos para ejecutar las obras que firmó la refinería cuando estaba Glencore como copropietaria de Reficar. Esos contratos han sido el palo en la rueda. Ahora que se va Echeverry, lo más probable es que Cabrales sea ratificado y pueda culminar las obras.
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?