| 8/28/2012 6:00:00 PM

De buena suerte

El noveno piso del edificio donde funcionan las oficinas de la multinacional Drummond, en el norte de Bogotá, es considerado de buen agüero por los abogados que han tenido oficinas allí. Su buena suerte se traduce en altos cargos burocráticos. Tras despachar allí, Ruth Stella Correa fue elegida consejera de Estado y luego nombrada Ministra de Justicia. William Namén salió de un bufete del mismo piso para asumir como magistrado de la Corte Suprema. Y ahora el jurista Jorge Armando Otálora, otro vecino del piso, se prepara para asumir como Defensor del Pueblo.
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?