Opinión

  • | 2011/10/13 14:00

    Liderazgo familiar

    Esta es una herramienta para que su familia empresaria prevalezca en el tiempo. Como diría Potter Stewart, presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos: “Es difícil definir el liderazgo, pero los reconozco (a los líderes) cuando los veo”.

COMPARTIR

Son muchos los estudios realizados sobre el desarrollo de buenos líderes y la importancia de contar con ellos en las organizaciones, en la medida en que son los líderes quienes orientan a los equipos e individuos a cumplir resultados y aseguran el éxito de las empresas. Sin embargo, es poco lo que se estudia e investiga respecto al desarrollo de líderes en el sistema de las familias empresarias. Me pregunto: cuando se trata de familias empresarias, ¿basta con líderes para el negocio, o es necesario contar también con otra clase de líderes para la familia?

Las familias empresarias son sistemas en el que la familia, el negocio y la propiedad se complementan y traslapan, y son igualmente importantes. Si uno de ellos falla, el sistema no podrá funcionar de manera adecuada y, muy probablemente, la familia empresaria no prevalecerá en el tiempo. Por eso, si bien es importante contar con una persona que lidere la empresa, también lo es contar con uno o varios líderes en la familia que trabajen por fortalecer la armonía, unión y cohesión familiar, elementos claves para lograr la continuidad de la familia empresaria.

Así las cosas, cabe preguntarse ¿cuál es el rol de un líder familiar? Al igual que el líder de la empresa, el líder de la familia es aquella persona capaz de “mover” equipos e individuos en la búsqueda de un objetivo común. El líder de familia debe trabajar en el fortalecimiento de los valores familiares y el cumplimiento de la misión y visión de la familia empresaria. En otras palabras, el líder familiar debe estar encargado de ayudar a que todos los miembros de la familia luchen por conservar y vivir la cultura que los ha hecho exitosos. Cuando es necesario, también puede convertirse en un catalizador del cambio, capaz de proponer nuevas ideas y liderar a la familia hacia una nueva dirección.

El líder familiar tiene algunas características básicas: emana confianza, sabe para dónde va, está comprometido y es inspirador de la misión de su familia. Sabe actuar en momentos complicados. Hace que la familia crea lo que él cree, y es capaz de que su causa sea aceptada y convertida en la causa de la familia. Además, no basa su poder en la autoridad, sino en el convencimiento de los demás. Su ambición no es la propia permanencia, sino que su familia prevalezca en el tiempo. Estos líderes buscan que la estrategia y los valores de la familia estén alineados. Como diría el presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Potter Stewart: “Es difícil definir el liderazgo, pero los reconozco (a los líderes) cuando los veo”.

Una vez definido el rol del líder de la familia, resulta imprescindible precisar quiénes podrían tomar este papel en la familia. Contrario a lo que suele pensarse comúnmente, no se necesita ser la cabeza de la familia para tener el perfil de un líder familiar. Generalmente, los primeros líderes de la empresa familiar son el fundador o su esposa, fundamentados en la autoridad que les brinda su posición en la familia. Pero… ¿qué ocurre cuando las familias crecen y pasan a segunda, tercera o cuarta generación?

En este punto es difícil identificar con facilidad un solo líder familiar, las familias son muchas veces grandes y difíciles de manejar. Es aquí cuando más se necesitan personas que trabajen por la cohesión de la familia, que sean los líderes de esta. Lo importante es que se destaquen claramente, que sean reconocidos por la familia como tales, que conozcan cuáles son sus responsabilidades y el gran valor que generan.

Señor empresario: son muchos los casos de empresas de familia que son vendidas o liquidadas porque los problemas familiares se trasladan al negocio. Parte de la continuidad de las familias empresarias está basada en las habilidades de la familia para enfrentar cambios y mantenerse unida, cohesionada y comprometida. Para esto, es muy importante que, así como se educan líderes para el negocio, se formen también líderes familiares. La existencia de líderes en la familia les permitirá fortalecer los lazos familiares y enfrentar los cambios de una forma adecuada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?