Opinión

  • | 2011/08/31 18:00

    Falta de Liderazgo

    Nos encontramos ante una falta de confianza en el sistema producida por la pérdida de credibilidad de las instituciones y, peor aún, de sus líderes.

COMPARTIR

Estamos terminando el mes de agosto y parece que no nos ha dejado descansar este verano del hemisferio norte. La mayor parte de las bolsas a nivel mundial han perdido más de 10% en lo que va de mes, y no se sabe hasta dónde pueden llegar. Y los inversionistas están entrando en la etapa de negar la evidencia y no saben si comprar más o vender todo y se aprietan el cinturón para poder aguantar la volatilidad.

Los motivos de esta situación son muy diferentes a los de la crisis de 2008. En ese momento, los gobiernos tuvieron que tomar medidas para salvar el sistema financiero y, principalmente, inyectar dinero para que los bancos pudiesen aguantar los rumores de quiebra que sonaban todos los días. Hoy nos encontramos con otra realidad. En general, el sistema financiero a nivel mundial está mucho más sólido de lo que estuvo hace ya casi 48 meses; sin embargo, el problema está ahora del lado del “rescatador”, no del rescatado. Ahora bien, la incertidumbre puede llevar a que los bancos puedan ser víctimas en este caso de la inconsciencia de los gobiernos.

Nos encontramos ante una falta de confianza en el sistema producida por la pérdida de credibilidad de las instituciones y, peor aún, de sus líderes. Es difícil encontrar hoy en día un Presidente o Primer Ministro de una nación occidental con el crédito político para asumir las reformas necesarias para salir de este embrollo. A pesar de que las grandes universidades siguen incidiendo en la necesidad de liderazgo, y afortunadamente hay muchas empresas del sector privado que lo demuestran a diario, parece ser que los mejores profesionales no llegan al sector público o al menos no demuestran sus habilidades cuando lo hacen.

En columnas anteriores hablábamos de los cuatro problemas fundamentales que está produciendo la incertidumbre actual: la crisis de la deuda americana, causada por excesos del pasado, pero sin solución a corto plazo por la falta de voluntad de los políticos para llegar a un acuerdo coherente de reducción de la misma; la quiebra teórica de varios países miembros de la Unión Europea; la inestabilidad política de Oriente Medio y las consecuencias que pueda tener para los precios futuros del petróleo; y, por último, la inflación y crecimiento de China.

De estos cuatro problemas, el que nos sigue preocupando más es la situación europea. Las cataplasmas que se pusieron al enfermo han hecho que la situación actual parezca mejor debido a la compra masiva de bonos españoles e italianos por parte del BCE y al abaratamiento de su financiamiento. Sin embargo, el problema de fondo no se soluciona. Varios países de la Unión están técnicamente quebrados, no tienen los medios para crecer por encima de lo que están pagando en intereses y los mercados prácticamente están descontando su default en los próximos meses. A nivel de ejemplo ponemos el rendimiento de los bonos a dos años del gobierno griego que están rindiendo el día de hoy por encima de 40% de tasa anual. Por el otro lado, la canciller Merkel no está dispuesta a tomar la decisión de forzar un cambio constitucional en los países miembros que obliguen, por ley, a eliminar el déficit fiscal y, sobre todo, a la creación de un “eurobono” que consiga dar estabilidad a la región. Su falta de decisión está basada en el nulo interés por parte de los ciudadanos alemanes en hacerse cargo del rescate de sus vecinos del sur y, sobre todo, por las implicaciones políticas internas que tendría dicha decisión en el electorado alemán. Mientras tanto, los finlandeses piden que los griegos les pongan colateral para desembolsar la parte del préstamo que les toca, y el resto de los países europeos se niegan a que unos tengas garantías y otros no.

Cuando se analiza todo esto, se ve que es muy difícil recuperar el interés de los inversionistas a no ser que se vean políticas claras de disciplina fiscal, una única voz europea y un solo brazo ejecutor de lo que se decida. Todo esto implica una pérdida de soberanía de los estados individuales a favor de la Unión, pero este tipo de reformas solamente se pueden hacer en situaciones límite y, en mi impresión, nos encontramos ante una disyuntiva de supervivencia del euro, y lo que implica, o la separación entre los “serios y los descuidados” con lo que ello puede significar.

En el corto plazo, es muy posible que veamos una política monetaria expansiva por parte del BCE, con bajadas de interés que pueden llegar hasta cero y un plan de emisión de dinero muy similar a lo que hizo Bernanke en los Estados Unidos en los últimos tiempos.

Mientras tanto, los bonos del tesoro americano a diez años rindiendo menos que la rentabilidad por dividendo del S&P 500 (por primera vez en la historia), el oro subiendo más de 30% en lo que llevamos de 2011 y los inversionistas desconcertados de hacia dónde ir. Sin embargo, existen compañías muy sólidas, con balances saneados y a precios de saldo. Recordemos que en las épocas de crisis es donde se crean las mayores oportunidades, y es nuestro deber buscarlas, pero, sobre todo, tener claro el riesgo global del cliente y el objetivo de preservación de capital a largo plazo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?