| 8/21/2013 6:00:00 PM

Volvió el grado de inversión

La recuperación del grado de inversión en 2011 fue un reconocimiento a la resistencia de la economía colombiana frente a la crisis mundial, las reformas y al hecho ser un país buena paga.

A las 11 de la mañana del 22 de junio de 2011, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, de visita en Boston, estaba a punto de ingresar a una reunión con representantes del Massachusets Financial Services –uno de los mayores fondos de inversión estadounidenses– para promocionar una emisión de deuda externa. En ese momento, Echeverry recibió una llamada que el país había esperado por más de una década.

Al otro lado de la línea, Shelly Shetty, de la firma calificadora Fitch, le anunciaba que Colombia recuperaba la calificación de ‘grado de inversión’ para su deuda soberana, que había perdido en 1999 a raíz de la crisis económica.

Unos meses atrás, Standard & Poors –el 16 de marzo– y Moody’s –el 31 de mayo– habían ascendido la deuda Colombiana al codiciado nivel de “Grado de Inversión.” Con Fitch se lograba lo que se denomina “Full Investment Grade.”

De inmediato, el Ministro llamó al presidente Juan Manuel Santos, quien minutos después tuiteó: “Después de 12 años de estar buscando el grado de inversión, la firma Fitch nos lo acaba de otorgar. Recibirlo de nuevo es como obtener un certificado de buena conducta en materia económica”.

Y es cierto. El grado de inversión era un reconocimiento a la resistencia que había tenido la economía a la crisis externa, las importantes reformas realizadas en materia de regalías, la adopción de la regla fiscal y el aumento del recaudo tributario, entre otros logros.

Entusiasmado, Echeverry y el equipo con el que se encontraba haciendo el road show de la emisión, Germán Arce, director de crédito público; Miguel Ángel Gómez, asesor de crédito externo; Carolina Rojas, subdirectora de financiamiento externo, y representantes de los bancos privados que acompañaban la emisión celebraron con una copa de champaña durante el almuerzo.

La emisión que siguió a la noticia ha sido la mayor colocación en la historia del país, US$2.000 millones, y a la tasa de interés más baja, 4,4%, y el menor spread sobre el Tesoro Americano (130 puntos básicos). Contó con la participación de 290 empresas compradoras y una demanda de US$7.100 millones.

“Era la finalización de 11 años de trabajo y reformas. No solo míos, sino de todos los Ministros de Hacienda que han pasado desde el gobierno Pastrana, y que demuestran la consistencia, seriedad y prudencia que ha tenido el país en el manejo de sus finanzas públicas. Es más, Colombia es un país que desde 1930 no ha renegociado su deuda pública y por eso los actuales somos la quinta generación de Ministros, desde Esteban Jaramillo, que han manejado ese récord de responsabilidad”, afirma Juan Carlos Echeverry, quien ese año fue nombrado el mejor Ministro de las Américas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?