| 6/13/2014 12:00:00 PM

Ranking por Regiones

Las empresas antioqueñas y del centro del país se consolidaron en 2013 como las de mayor tamaño, mientras las llaneras fueron las cenicientas del ranking.

El año pasado no resultó muy positivo para el sector empresarial, pues sus principales indicadores económicos no registraron alzas significativas como en ejercicios anteriores. Los ingresos operacionales de $716,1 billones superaron ligeramente los obtenidos un año atrás, mientras las utilidades, que se situaron en $54,5 billones, estuvieron por debajo de las alcanzadas en 2012.

El mayor aporte en el dato total de ventas de las 5.000 empresas corrió por cuenta de las compañías con sede en Bogotá y en el centro del país. Si bien no son necesariamente las más grandes en tamaño promedio por activos, sí se constituyen en la muestra más representativa y madura, lo cual explica su aporte al crecimiento económico nacional.

Las empresas antioqueñas, entre tanto, se caracterizaron por ser las de mejor desempeño en sus indicadores, con crecimientos de dos dígitos, muy por encima del comportamiento general de la industria y de otras regiones del país, como La Costa, Santanderes y el Valle, en donde las compañías evidenciaron resultados mixtos con tendencia a la baja.

Las firmas llaneras no solo son las más pequeñas de la muestra, sino que sus resultados al cierre de 2013 no fueron los esperados. Caídas significativas en sus principales indicadores las llevaron a situarse en la parte baja del ranking, con decrecimientos en algunos casos de hasta de 25%.

Luego del mal momento vivido por la industria en el pasado ejercicio, se espera que este año llegue la hora de la recuperación. El crecimiento de 4,4% evidenciado en el primer trimestre hace prever y ser optimistas que el sector retornará a su cauce para finalizar el año con bombos y platillos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?