| 6/13/2014 6:00:00 AM

Los de Producción y Operaciones

Se puede tener un buen departamento de mercadeo o ventas, o el mejor en temas logísticos, pero si el producto no está listo a tiempo o queda mal hecho, apague y vámonos. Producción y operaciones son el corazón del negocio.

Son el alma y nervio del negocio. Debido a su enorme y detallado conocimiento de la empresa, casi siempre son los primeros en la fila cuando se trata de buscar el reemplazo de un presidente. El vicepresidente de operaciones o producción es –en muchas empresas– el directivo estrella del negocio. Así ocurre en compañías como Cerrejón, Bavaria, Cementos Argos, Colmotores y Ecopetrol.

Hace unos años se empezó a hablar de términos como sostenibilidad, energías renovables y limpias o productos verdes y ecológicos. Cuando la mayoría de gerentes de producción escuchaban esas palabras, solo fruncían el ceño y decían: “eso no va conmigo”, o “no tengo tiempo o dinero para esas vainas”.

Hoy la situación ha cambiado dramáticamente. En la actualidad no hay vicepresidente de producción de una gran empresa que no le saque el jugo a ese tipo de tendencias y la vuelva una necesidad o sello empresarial. El vicepresidente de producción del siglo XXI transformó ese lenguaje, propio de ambientalistas, en dinero. “Los clientes ahora están muy pendientes del tipo de empaque o si se contaminó o no el medio ambiente con la fabricación o producción de algo. Eso llevó a que los vicepresidentes de producción entendieran que el tema ambiental se podía convertir en una oportunidad comercial”, explica María Fernanda Jaramillo, directora asociada de la firma cazatalentos Norman Broadbent.

Por ello, estos vicepresidentes están a la vanguardia en temas como certificaciones ambientales, procesos de calidad y lo último en tecnología. Casi siempre son ingenieros, hombres de 40 a 50 años, con dominio en el aprovechamiento de agua, energía y control de residuos. Jaramillo también explica que el conocimiento en procesos de compras debe ser superior, pues cualquier peso que se ahorre en producción representa millones en los balances anuales de la compañía. Eso sí, deben lograr un equilibrio entre la transparencia, la eficiencia y la rentabilidad.

Debido a que manejan volúmenes muy altos de personal, deben –además de todo lo anterior– tener una capacitad innata de liderazgo. Las nóminas a cargo de este tipo de departamentos pueden estar entre los 500 y 2.000 trabajadores y eso requiere mucha destreza y pragmatismo. En cuanto al horario de trabajo, estos altos directivos están conectados y disponibles los 365 días del año y las 24 horas del día. Por ello, en sus ratos de esparcimiento prefieren alejarse lo más posible de la actividad, varios de los consultados reportaron actividades náuticas que los desconectan hasta del celular.

Uno de los asuntos más llamativos en este cargo son los salarios. Estos varían mucho según el tipo de industria, la experiencia, trayectoria y número de personas a cargo. Lo cierto del caso es que en la mayoría, el salario mensual supera los $20 millones. Como incentivo económico, las empresas grandes también entregan carro y, en muchos casos, subsidios de todo tipo y hasta acciones preferenciales.

Experto en ‘chicharrones’

Cuando los pedidos de una empresa desbordan la capacidad de producción, uno de los departamentos que más dificultades tiene –junto con logística– es producción. El encargado de esta área debe tener la capacidad de manejar varios asuntos de manera simultánea. Esa destreza no es fácil de encontrar debido a que los ingenieros y profesionales prefieren evacuar uno a uno los chicharrones y asuntos pendientes. Darle solución a un problema de forma rápida y eficiente es casi una regla de oro para el vicepresidente de producción.

También debe tener un diálogo fluido y constante con los demás miembros del staff. De no tenerlo, se incrementa la probabilidad de incumplimiento, una pesadilla por la que nadie quiere pasar. El vicepresidente de operaciones es una especie de Coronel haciendo el curso de ascenso a General. La experiencia lograda en ese campo aumenta sus posibilidades de llegar a una presidencia. Las firmas cazatalentos de Colombia recuerdan que desde México a Argentina, los ejecutivos colombianos son ampliamente reconocidos en este campo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?