| 3/30/2017 12:00:00 AM

“Las tasas deben bajar por el ascensor, no por las escaleras”, MinHacienda

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, realiza un diagnóstico sobre los desafíos y las oportunidades que enfrenta la economía actualmente. Se sostiene en proyectar un crecimiento de 2,5% en 2017. Entrevista.

¿Cuál es su balance sobre el plan de ajuste que ha desarrollado el país recientemente?

Que la capacidad de ajuste y resistencia de la economía colombiana es simple y llanamente impresionante. Estamos frente a un país que logró asimilar un choque que en cualquier otro momento de nuestra historia habría generado una crisis profunda. Simplemente, mirando hacia atrás, una caída de las exportaciones como la que tuvimos –cercana a 40%–, solo había ocurrido durante la gran depresión en los años 30 y durante la Guerra de los Mil Días; en ambos casos la economía se sumergió en una depresión de dos años. En esta ocasión, una caída en las exportaciones de 40% no generó una crisis, generó un ajuste con desaceleración.

¿Qué explica ese logro?

Las instituciones económicas que tenemos; y como instituciones no piensen en términos de entidades u organismos, sino en reglas del juego en materia económica, que son muchísimo más efectivas para producir buenos resultados hoy en Colombia. Somos muy dados a criticar y a la queja, pero no nos damos cuenta de lo que admira el mundo sobre esa institucionalidad económica que tiene hoy el país. Hay que leer los reportes de Fitch y del FMI que hacen referencia a la institucionalidad colombiana.

Aun así, vale la pena preguntarse si entramos en una zona de crecimiento mediocre. ¿Por qué no crece más la economía?

Yo le hice la misma pregunta al FMI. Y la respuesta que me dieron fue: es natural que la economía haya comenzado con un menor crecimiento en 2017 frente a lo que va a ser el final del año. Porque al comienzo del año todavía se estaba sintiendo el impacto del ajuste y del aumento de tasas de interés que tuvimos que hacer hasta bien entrado 2016. Pero ellos, que tienen proyección de 2,3%, lo resumen de una forma muy simple: el crecimiento de este año va a ser mejor en el segundo semestre que en el primero, porque la economía empezará a asimilar un escenario de menor inflación, menores tasas, mejor precio del petróleo y esto va a ayudar a que la economía se recupere a lo largo del año. Por eso, yo me sostengo en el 2,5% de crecimiento este año, a pesar de que soy consciente de que el primero no fue un buen trimestre, pero estoy convencido de que la economía va a repuntar: no hay nombre mejor puesto que el de “Colombia Repunta”, porque es la síntesis de lo que está pasando después del choque y el ajuste.

¿Qué explica, en su concepto, los resultados en el Índice de Confianza al Consumidor (ICC)? ¿Por qué se desanclaron las expectativas del consumidor con relación al comportamiento del PIB?

Yo le pongo mucha atención al Índice de Confianza al Consumidor (ICC) y estudio cada una de las preguntas de ese índice. En el Banco de la República ahora hay una tesis que dice que la correlación de ese índice con el comportamiento de la economía se ha ido debilitando; eso puede ser cierto. Los datos de enero y de febrero de este año que muestran un desánimo, un desaliento, para mí han sido preocupantes; con las personas con las que hablo de estos temas, ninguna ha podido entender la dinámica del ICC en enero y febrero porque las variables fundamentales de la economía colombiana están mejorando. Esperamos que esto cambie, porque es determinante para el país que los consumidores crean firmemente que soplan mejores tiempos y que en un año la economía va a estar mejor que hoy, que es en últimas la pregunta más importante que se hace para construir el ICC. Tenemos que hacer mucha pedagogía. Me reuní la semana pasada con los presidentes de los principales bancos del país y para todos es muy importante que se explique y se haga un trabajo de difusión sobre por qué los indicadores fundamentales de Colombia mejoran y por qué hay razones objetivas para pensar que la situación económica va a estar mejor en un año.

Recomendado: Estos son los factores que definirán el futuro de las tasas de interés

¿Los consumidores han somatizado mucho lo que está pasando en materia de corrupción, política y la economía misma? ¿Cuál es la percepción que usted tiene?

Es difícil decirlo y determinarlo, porque no hay una forma de medir eso. Lo que les diría a los consumidores es que esos son dos fenómenos completamente independientes. Las investigaciones o los procesos judiciales asociados a una empresa puntual como Odebrecht no tienen el más mínimo vaso comunicante con la situación económica del país.

¿La desaceleración de los primeros meses puede explicarse específicamente por la tributaria y el aumento del IVA?

Sin duda el aumento del IVA es algo que se sintió en toda la economía, especialmente en enero y seguramente en febrero. El Banco de la República estima que puede explicar 4 o 5 puntos básicos en la inflación en lo que va corrido del año. Pero es un efecto que ya desaparece, no se mantiene, es de una sola vez.

Hay riesgo de que el caso Odebrecht empiece a generar problemas de cierre a los proyectos. ¿Cómo ve usted ese tema? ¿La infraestructura va a seguir jalonando este año?

No tengo preocupación con el cierre financiero de las 4G.

¿Con ninguna obra?

No, porque los bancos han mostrado interés. A los banqueros con los que me reuní la semana pasada les pregunté sobre el tema puntualmente y su respuesta fue que siguen interesados en financiar las 4G. Para los bancos es una gran oportunidad para incrementar su cartera, en momentos en que los demás segmentos crecen más lentamente. Necesitamos que en los proyectos se inviertan este año $9 billones, eso forma parte de “Colombia Repunta”.

¿Esos $9 billones cuánto deberían dar de crecimiento?

0,5 puntos, por ahí.

¿Hasta dónde es necesario llevar la reducción de las tasas de interés?

Mi punto es: la tasa real ahora es muy alta. Hay un consenso de que las tasas tienen que bajar, obviamente hay prudencia por parte del Banco para garantizar que la inflación esté lo más cerca de 4%. En ese contexto mi posición ha sido: si las tasas van a bajar, que sea lo más rápido posible: así como subieron en ascensor, también que bajen por el ascensor y no por la escalera.

Puede interesarle: Tasas de interés del Banco de la República caen nuevamente

¿No le preocupa la inflación si bajan las tasas demasiado?

Esta economía tiene reglas de indexación muy fuerte, incluyendo los salarios y algunos precios regulados. Es natural que cuando hay mecanismos de indexación haya que ser muy prudentes para evitar que esta inflación se perpetúe. Por eso el Banco de la República fue tan activo en la subida de las tasas y es natural que tenga prudencia a la hora de bajarlas.

¿Hay riesgo de que se vuelvan a desanclar las expectativas de inflación?

No. Yo creo que la inflación está bajando y la pregunta que nos hacemos es a qué ritmo va a bajar y eso nos da la pauta sobre a qué ritmo van a bajar las tasas de interés.

¿Le preocupa otro paro camionero?

El país sufrió como no se esperaba las consecuencias de ese paro camionero. Nadie dimensionó en ese momento el daño tan grande que le estaba causando a la economía; nos pasó una cuenta de cobro muy alta, no solo en inflación –que es tal vez la más visible de todas–, sino también en menor crecimiento: el cemento no les llegó a los constructores, el café no llegó a los puertos –esos son ejemplos entre muchos otros– y afectó el crecimiento. Además, acabamos de ver que, por efecto de la inflación, se estancó la reducción de la pobreza y también afectó la generación de empleo. El paro camionero no fue un fenómeno remoto o distante en las carreteras; tocó a todos los colombianos negativamente. Debemos ser conscientes del daño que nos causa una decisión de estas.

Lea también: ¿Qué pasará con los recientes cambios en el Banco de la República?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 523

PORTADA

¿Cómo llegó Jeff Bezos a convertirse en el hombre más rico del mundo?

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, llegó a ser temporalmente el hombre más rico del mundo, lugar al que volverá más pronto que tarde. ¿Cómo lo logró?