| 5/23/2012 6:00:00 PM

Sin medir distancias

Tres empresas se han convertido en pesos pesados en la región. Todas han aprovechado el vacío que dejó la crisis internacional y se disponen a atacar.

Hace 12 años, Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) mostró el camino de la internacionalización a las empresas de energía y de servicios públicos del país. En el año 2000 ganó una concesión de transporte de energía en el Perú y allí inició una meteórica carrera convirtiéndose en uno de los jugadores más relevantes en su sector.

Tiene más de 39.000 kilómetros de redes en Colombia, Perú, Bolivia y Brasil; interconexiones entre Colombia y Ecuador, Venezuela y Colombia y Ecuador y Perú, y avanza en el proceso de conectar Colombia con Centroamérica. Además ha incursionado en otros negocios lineales, como las concesiones viales –en Chile– y en redes de telecomunicaciones, con su filial Internexa. Más de 70% de sus ingresos provienen de las operaciones en el exterior.

Este camino lo han seguido la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) y Empresas Públicas de Medellín (EPM). La primera con negocios en Perú –de gas y transmisión de energía– y en Guatemala en distribución de energía; mientras el grupo EPM tiene 44 sociedades, 24 de ellas internacionales, y hoy tiene presencia en Guatemala, Salvador y Panamá, en distribución y generación de energía. Sus negocios afuera ya representan 25% de su facturación.

Estas empresas han aprovechado las oportunidades que resultan de la crisis internacional donde empresas y fondos de inversión de países desarrollados se han recogido, dejando activos valiosos en la región. Para Juan Esteban Calle, gerente de EPM, todavía hay espacio para crecer y hay sobre la mesa más activos en la región que pueden ser adquiridos.

Sin embargo, las rutas de EPM y EEB hoy son distintas. Mientras la primera busca avanzar en procesos de expansión regional y convertirse en una gran multilatina con presencia en Brasil, México, Chile y Perú; EEB, según lo anunciado el alcalde Gustavo Petro, se focalizará más en las necesidades de la capital y aún falta por definir cómo quedará dentro de la propuesta de integrar las tres empresas públicas de Bogotá, aunque no se descarta que participe de algún gran proyecto en el exterior, como la licitación de transmisión de energía en Chile, que seguramente también están analizando ISA y EPM.

Otras empresas están a la espera de una buena oportunidad de adquisición. Celsia, antes Colinversiones, desde hace meses está a la caza de una oportunidad internacional que todavía no aparece, al igual que Isagen.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?