| 12/16/2015 7:00:00 PM

Estos serían algunos de los retos del Grupo Éxito en el 2016

Para el presidente del Grupo Éxito, el desafío será consolidar las operaciones en el mercado brasileño, a través de la cadena Pão de Açúcar.

Después de la tempestad llega la calma. Y de eso sí que sabe el presidente del Grupo Éxito, Carlos Mario Giraldo, quien después de anunciar a finales de julio la compra del 50% en la holding que controla 99,9% de las acciones con derecho a voto del grupo de retail brasilero Pão de Açúcar y 100% de Supermercados La Libertad de Argentina, operación tasada en US$1.826 millones, tuvo que enfrentar una verdadera tormenta.

A la andanada de críticas por parte de los accionistas minoritarios, que cuestionaron la movida empresarial en un país que enfrenta serios problemas económicos, se sumó la volatilidad que comenzó a registrar el precio de la acción del Éxito en la bolsa de valores.

Pero con el paso de los días las aguas se han calmado y tanto los accionistas como el mercado han comenzado a reaccionar positivamente a la operación. Por un lado, el presidente de la compañía ha desplegado una intensa campaña para comunicar a los accionistas y al mercado los alcances de esta operación, que convierte al Éxito en el mayor grupo de retail de Suramérica.

Por el otro, los resultados del tercer trimestre divulgados el pasado 30 de noviembre por el Grupo Éxito se convirtieron en música para los oídos de inversionistas y mercado, pues solo al consolidar un mes de operaciones internacionales –septiembre–, las utilidades y las ventas aumentaron 23% y 83,5%, respectivamente. Carlos Mario Giraldo le contó a Dinero qué espera de la economía el próximo año y cuáles son sus preocupaciones y expectativas.

¿Cómo ve el próximo año?

El sector comercio tendrá un aumento en las ventas en 2016, pero impulsado especialmente por la inflación y el impacto de la tasa de cambio en los precios de productos como electro, digital y telefonía celular.

¿Dónde estarán las fortalezas del comercio?

Este es un sector con amplia experiencia y con una tendencia de crecimiento importante hacia ciudades intermedias y formatos de proximidad en las grandes ciudades. El desarrollo continúa de forma dinámica.

¿Cuál es la tendencia a seguir?

La tendencia más marcada está en la creciente expansión del comercio electrónico y las nuevas posibilidades para que la gente en las ciudades pueda comprar más a través de las plataformas digitales.

¿Cuál será su mayor desafío?

Posiblemente el gran desafío no solo para el comercio sino en general para el país tiene que ver con el control de la inflación, que será un tema muy importante para todos los colombianos el próximo año. Para nosotros, particularmente, el gran desafío estará en adecuarnos a un modelo omnicanal, en el cual el comerciante tendrá que adaptarse a los cambios en el consumo.

¿A qué le teme más, a la inflación o la tasa de cambio?

El fenómeno que más nos impacta es la inflación, porque en nuestra oferta de mercancías el peso de la producción colombiana es muy alto. Solo en el caso de textiles, 94% se compran en el país y el resto es importado, pero en el conjunto de nuestras ventas, más de 80% de lo que vendemos es producción nacional, por eso la inflación nos pega muy duro. Sin duda que la devaluación también nos preocupa, en la medida en que genera aumento en los precios de los productos.

¿Cuál ha sido la decisión más dura este año?

Creo que la más dura y al mismo tiempo la más trascendental fue ingresar activamente a liderar el mercado suramericano del retail al consolidar la compra de las operaciones de las cadenas Pão de Açúcar, de Brasil, y La Libertad de Argentina. Esta operación implica grandes retos y nos consolida como una multilatina, al sumar dos países a las posiciones que tenemos actualmente en Colombia y Uruguay y lograr sinergias de US$160 millones.

¿Le preocupa la reforma tributaria?

Realmente no, porque creo que peor es imposible. El nivel de tributación llegó al máximo posible. Con la tributación actual estamos por encima de 60% y a esto hay que sumarle el escalonamiento de los impuestos locales. Para empresas como Éxito, con un gran patrimonio y bajas rentabilidades, el impacto tributario es negativo. La nueva reforma tributaria que se anuncia debería ser para que paguen los grandes evasores, las entidades sin ánimo de lucro disfrazadas o las personas que evaden, pero el sistema tributario no puede golpear la salud de la gallina de los huevos de oro, que son las empresas que siempre pagan.

¿Cómo ve el proceso de paz?

Soy optimista frente a las negociaciones de paz con las Farc y creo que los delegados colombianos hacen una labor muy seria, tanto que tomó más tiempo de lo que la gente creería razonable. Temas tan delicados como la justicia alternativa, el tratamiento de las víctimas, la economía futura del campo y hasta la forma como debe aprobarse el acuerdo de paz se han manejado con mucha seriedad. Además, me da mucha tranquilidad saber que no se abre la puerta para una nueva asamblea constituyente sino que será aprobado por un referendo. Eso sí, hacia adelante se viene un gran reto que es el posconflicto, donde empresas como la nuestra juegan un rol importante, en nuestro caso, propiciando la compra de la producción local que genera trabajo para los colombianos.

¿Qué reformas cree que faltan en el país?

No creo que el país necesite más reformas, porque no es lo fundamental, sino que las cosas realmente sucedan, que la justicia y las leyes se apliquen.

¿Cómo ve el consumo?

Hay comportamientos dispares. Es bueno en alimentos y regular en productos suntuarios. Hay mucha expectativa, sin embargo, por productos como tecnología, telefonía celular y en general por los servicios, que siguen siendo muy demandados. Creo que el país tendrá un mejor comportamiento que los vecinos en materia económica, pero sin duda se van a afectar las unidades producidas porque se venderán más pesos pero menos unidades.

¿Qué expectativas tiene frente al aumento de la tasa de interés?

Sin duda, el aumento de las tasas afecta la inversión y el crecimiento económico. El escenario ideal para el comercio es que la industria y las exportaciones crezcan, por eso promovemos tanto la producción nacional.

¿Contratarán más empleados o harán recortes?

Estamos creciendo en empleos a una tasa de 1.000 personas por año como consecuencia de las nuevas aperturas. Este año crecimos 30.000 m2 de área y el próximo lo haremos en una cifra similar porque estamos invirtiendo cerca de $350.000 millones, no solo en nuevos supermercados sino también en centros comerciales.

¿Cuál es su mayor éxito?

Mi familia, mantener un matrimonio feliz y unido, con cinco hijas entre 12 y 22 años, que respiran valores humanos y tienen un gran sentido de responsabilidad social.

¿Qué le pide al Niño Dios?

Que me ayude a tomar buenas decisiones.

¿A qué le teme?

A no dar buen ejemplo.

¿Cómo le fue con las elecciones locales?

Quedé contento. Creo que las cuatro principales ciudades del país eligieron excelentes alcaldes, las ciudades en general mostraron gran madurez política, que refuerza el nivel educativo superior en las zonas urbanas y destaco especialmente la elección de Enrique Peñalosa en Bogotá, que le devuelve a la ciudad el optimismo y la esperanza que se había perdido.

¿Cómo celebró su último cumpleaños?

Con mis hijas y mi esposa en la casa de campo. Ellas me prepararon una especie de carrera de observación en la que yo debía seguir unas pistas que me iban dejando y al final de la competencia me tenían preparados unos pequeños detalles y las cartas que cada una había hecho para mí. Mi familia siempre me celebra esta fecha de una manera que me sorprende.

¿Dónde planea salir de vacaciones?

Nos vamos de vacaciones para Ayapel, en Córdoba, con mi familia y mis hermanos y los sobrinos, porque allí, además de descansar, podemos practicar deportes.

¿Cuándo fue la última vez que se sorprendió por un precio alto?

Con el precio del último iPhone, que me pareció muy caro. Me parece que con este último equipo los precios son exagerados, porque mientras las compañías de tecnología en general buscan acercar los productos a los consumidores a través de precios cada vez más bajos, en este caso no utilizan esta misma estrategia.

¿Cuál es el libro que está leyendo?

Dream Big, un libro de Cristiane Correa sobre los tres grandes empresarios brasileros, Jorge Paulo Lemann, Marcel Telles y Beto Sicupira, que crearon 3G Capital, y protagonizaron este año adquisiciones importantes como Burger King y Heinz y SABMiller.

¿La última película que vio?

Magia Salvaje, que ha sido todo un suceso nacional. Me falta ver la última película de Los Juegos del Hambre, que me parece muy entretenida.

¿Qué estudió y qué profesión nunca ejercería?

Estudié Derecho en la Universidad de Medellín. Y aunque mi padre fue médico, nunca estudiaría medicina, porque no tengo la vocación para estar cerca del dolor humano.

¿Cuáles son sus aplicaciones favoritas?

Tengo tres que uso mucho en mi trabajo, una es Meeting pad, para organizar y tener al día las citas de reuniones; la segunda es PDF Notes, que me permite organizar en archivos y la tercera es PDF Files, para llevar en carpetas todos los documentos que necesito para mi trabajo.

¿Una tentación que no puede resistir?

Comerme un chicharrón cuando bajo del aeropuerto hacia Medellín.

¿Cuál es su equipo del alma?

Soy hincha del Nacional, aunque voy poco al estadio en parte porque no me gusta el ambiente de violencia y de confrontación que a veces se respira allí.

¿Qué serie lo ha cautivado?

Soy más seguidor de Netflix que de la televisión. La última serie que vi y que me gustó mucho fue Lost
.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?