| 6/10/2015 7:00:00 PM

Pollos el Bucanero, una empresa de alto vuelo

Pollos El Bucanero pasó en una década de producir 10.000 toneladas de pollo a más de 100.000. Así lo hizo.

La visión de un arriero y campesino que salió de su tierra en Pensilvania, Caldas, en 1962, obligado por la violencia, lo llevó a crear una de las empresas avícolas más prósperas, tecnificadas e importantes del país: Pollos El Bucanero.

Como buen paisa, Néstor Cortés llegó al Valle del Cauca con la idea de ser un hombre de negocios y eso fue lo que hizo. Durante más de dos décadas exploró varias posibilidades, entre ellas ser comerciante, pero fue en 1986 cuando decidió apostarle al negocio de pollos.

Un año más tarde montó su propia planta, que procesaba unos 3.000 animales al día. Hoy esta cifra es de 150.000, pero su capacidad alcanza los 300.000, gracias a una inversión de más de US$30 millones con la cual la empresa construyó una segunda línea de procesamiento por la que cada hora pasan 12.000 pollos.

La planta inaugurada en febrero pasado es una de las más modernas de la región y se suma a una primera línea en la que se procesaban 9.000 pollos hora. Aunque en este momento esa operación está paralizada, el objetivo de sus dueños es ponerla a funcionar nuevamente en el segundo semestre de 2016, con lo cual llegarán a 21.000 aves cada hora.

Orlando Cortés, hijo del fundador y quien durante 27 años llevó las riendas de la empresa, pero que ahora se desempeña como asesor estratégico, señala que la reconversión tecnológica ha sido una de las claves del éxito, además de la entrega de valor agregado a los consumidores y el compromiso de los 3.900 trabajadores directos.

La empresa, que en el año 2002 producía 10.000 toneladas de pollo al año, hoy llega a 102.000 toneladas, con una operación completamente verticalizada, que incluye una planta incubadora con capacidad para producir 51,5 millones de pollitos al año; dos granjas propias de reproductoras que albergan 250.000 aves a las que se integran otros 200.000 animales de granjas asociadas, que en total producen la nada despreciable suma de 5,1 millones de huevos fértiles al mes.

Como parte de su integración vertical, también tiene su propia planta de alimento balanceado para las aves con capacidad para 17.000 toneladas al mes, 186 granjas de levante de pollo que aseguran una capacidad productiva de 10 millones de pollos por ciclos de 70 días. De estas granjas 94% corresponde a agricultores de la región y el otro 6% son propias.

Adicionalmente cuenta con una planta de harinas y un laboratorio veterinario y de control de calidad, todo esto sumado a la moderna planta de beneficio.

La firma vallecaucana que, según Cortés, en la última década ha invertido alrededor de US$100 millones, importa sus propias materias primas a través de Escala, una compañía fruto de una sociedad con otros empresarios del sector con quienes compra tres buques mensuales de granos.

Su proyección para este año es producir alrededor de 113.000 toneladas y continuar en su proceso de consolidación como una de las avícolas más grandes del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?