| 5/11/2017 12:01:00 AM

Segundo desafío de las 4G: los problemas estructurales

Los problemas estructurales son el segundo mayor desafío para las vías 4G en el país ¿Cuáles son?

Las dificultades del programa vial, considerado el más ambicioso en la historia del país, no solo son coyunturales. También son de tipo estructural. Problemas en la compra de los predios, controversias en el traslado de redes de servicios públicos, demoras en la negociación de las consultas previas y en el trámite de las licencias ambientales se mantienen en la agenda de los constructores.

Le puede interesar: El futuro de las 4G tras el escándalo de Odebrecht

Aunque tanto la ANI como otras entidades del Gobierno han hecho esfuerzos en los últimos años para aliviar esos problemas –como, por ejemplo, tramitar leyes que facilitan la expropiación de predios para proyectos de este tipo, se establecieron condiciones para el manejo de redes de servicios públicos y hasta el Ministerio del Interior publicó una circular que buscaba facilitar el trámite de las consultas previas–, parece que eso no fue suficiente.

Los hechos son evidentes. Según una presentación que hizo la ANI en un foro de infraestructura organizado el 26 de abril pasado por Anif, de los 31 proyectos adjudicados en el programa 4G, un total de 4 presentan retrasos asociados a consultas previas y 5 más tienen controversias contractuales con la Agencia. Así las cosas, casi la tercera parte de los proyectos del programa registra serios líos que, aunque no son lapidarios, sí generan retrasos y muy probablemente mayores costos (ver Así va la 4G).

Al parecer 22 proyectos avanzan sin dificultades y, según el Gobierno, los contratistas están cumpliendo con el cronograma. Sin embargo, Dinero consultó algunos constructores y verificó que, aunque efectivamente se presentan avances, hay otros problemas que no han sido conocidos por la opinión pública.

Mario Huertas Cotes, que participa en tres contratos de 4G y es uno de los que tiene más avanzadas sus obras, habló con Dinero sobre una serie de apuros que se presentan y que no han sido resueltos. “Hemos tenido todo tipo de problemas en la compra de predios: hay sucesiones, extinciones de dominio, ocupación ilegal de predios, folios bloqueados, etc. Eso nos ha impactado la ejecución entre 30% y 80%, según la unidad funcional”, dice el empresario; una unidad funcional es cada segmento u obra específica en que se divide cada proyecto.

Los problemas también se han presentado en la obtención de licencias ambientales. En este caso el retraso está entre 10% y 20%, según la unidad funcional. Y, por último, está el traslado de redes que ha impactado entre 40% y 60%, según el segmento que se evalúe.

Recomendado: Vía Bogotá-Villavicencio: Rompiendo esquemas en el país

Huertas afirma que, de no ser por estos líos, la ejecución de sus proyectos iría mucho mejor. En la Concesión Costera reporta un avance de 38%; en la concesión Alto Magdalena ya va en 34% y en Pacífico 3 tiene listo 15%.

“Los tiempos de preconstrucción establecidos en el contrato fueron insuficientes, así mismo vemos que entidades públicas, como las ambientales, coparon su capacidad interna. También persisten los problemas para la compra de los predios, el traslado de las redes y retrasos por cuenta de hallazgos arqueológicos. El puente sobre Flandes está suspendido por este tema”, explica Huertas.

El ingeniero y empresario también se quejó por el temor de algunos funcionarios para tomar decisiones de fondo y pidió al gobierno nacional el nombramiento de un funcionario de alto perfil que pueda sustituir lo que venía haciendo el entonces vicepresidente Germán Vargas Lleras.

El gerente del proyecto Sisga – Guateque – Agua Clara, que hace parte de la segunda ola, Ernesto Carvajal, también expresó su preocupación por temas como el predial, licencias ambientales y hallazgos arqueológicos. Se trata de un proyecto que no requería mayor compra de predios, debido a que se trataba de una rehabilitación y mejoramiento. Al menos eso decían los estudios iniciales. “El tema es que tenemos un inventario alto de sitios inestables y que requieren un manejo adecuado de las aguas y una ampliación en las curvas. Hay sitios donde la vía no cumple las exigencias de ancho mínimo, que debe ser entre 6 y 7 metros. Por ello se hace necesario comprar unos 530 predios, cuando los estudios indicaban que los terrenos a comprar eran muy pocos. A esto se suma una demora de un permiso ambiental que es tramitado desde el 7 de julio de 2016 con CorpoOrinoquia. Estamos cumpliendo el cronograma a ras”, dice Carvajal.

Recomendado: Bogotá se prepara para ambiciosos proyectos de infraestructura vial

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.