| 10/13/2011 2:00:00 PM

¿Por quién votar?

Dinero pidió a un grupo de 10 expertos su evaluación sobre las propuestas de los tres punteros a la Alcaldía de Bogotá. Este es su veredicto.

La suerte está echada. El nuevo alcalde de Bogotá está entre Gina Parody, Enrique Peñalosa o Gustavo Petro. En manos de uno de ellos estará la responsabilidad de devolver a los bogotanos la confianza que perdieron durante la anterior Administración. 

La tarea no es nada envidiable, pues quien llegue al Palacio Liévano encontrará la ciudad sumida en una crisis profunda, escéptica y lista para pasar cuenta de cobro tan pronto sienta que su nuevo alcalde no está a la altura de los desafíos. 

Las expectativas son extraordinarias. Los bogotanos no esperan solamente tener un buen alcalde. Quieren un líder de primera clase, capaz de marcar un punto de quiebre frente al pasado para que la ciudad encuentre el camino de progreso y bienestar que se merece. 

¿Por quién votar? Dinero pidió ayuda a 10 expertos, cada uno de ellos conocedor profundo de alguno de los problemas críticos de la capital, para así evaluar los programas de los candidatos. Ninguno de estos expertos está afiliado a una campaña. Pedimos a todos la misma tarea: examinar a fondo los programas de los tres candidatos desde su área de especialidad. Los temas escogidos fueron Seguridad, Movilidad, Educación, Empleo, Corrupción, Salud, Vivienda, Finanzas Públicas, Capacidad Gerencial y Fomento Empresarial.
  
Para ordenar los resultados generales, seguimos una metodología sencilla y transparente. Cada experto examinó, en el tema de su especialidad, los programas de los tres candidatos y señaló cuáles son, en su opinión, el primero, el segundo y el tercero. La frecuencia de las menciones en primer puesto definió el orden de los candidatos en el primero, segundo y tercer lugar (ver podio). 

Los resultados se presentan a continuación. Parody y Peñalosa tuvieron un empate, pues cada uno fue señalado como el mejor en cinco de los 10 casos posibles. Petro no ocupó el primer lugar en la preferencia de ninguno de los 10 expertos. Este es el panorama:

La ganadora
La gran sorpresa de la evaluación fue Gina Parody. Aunque tiene un empate con Peñalosa en el número de menciones en primer lugar, es en realidad la ganadora. Por una parte, Parody ganó en los temas que, de acuerdo con la encuesta de Datexco para el diario El Tiempo del pasado 2 de octubre, son los más sensibles para la ciudadanía, como Movilidad y Seguridad. Por otra, también tiene cuatro menciones en el segundo lugar, frente a tres de Peñalosa. Se debe anotar que en esto no tiene ninguna incidencia su alianza con Antanas Mockus, pues el programa objeto de análisis es el mismo que traía desde el inicio de la campaña.

En el tema de movilidad, Juan Pablo Bocarejo, Ph.D. en Transporte y director del grupo de estudios en sostenibilidad urbana y regional (SUR), cree que el programa de Parody es el más completo, porque está bien estructurado, hace un diagnóstico y plantea propuestas y metas específicas en cada tema. “Las propuestas son numerosas e innovadoras”, dice.

Gina plantea una línea de Metro por el occidente. Si bien Bocarejo afirma que ese podría ser un trazado costoso, también señala que varias de sus propuestas tienen que ser más aterrizadas. La candidata piensa construir las troncales de Transmilenio por la Avenida 68 y la Avenida Primero de Mayo y un paquete de nueve autopistas urbanas.

El otro tema en el que se destaca Parody es Seguridad. Hugo Acero, asesor internacional en la materia, explica que en este frente, “solo el Plan de Gina tiene metas, un poco ambiciosas y algunas incumplibles, pero se compromete con resultados”.

José Fernando Isaza, actual presidente de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), evaluó las políticas en materia de Educación. Le dio el primer lugar a Parody, pues siente que las ideas de su campaña son de su cosecha y no de la de sus asesores. La aspirante hace énfasis en el papel de los profesores en la solución de los problemas educativos de la capital. Eso muestra que ha revisado los resultados de pruebas internacionales como Pisa, que identifican ese como el tema central para mejorar la educación.

El director del Hospital Universitario San Ignacio, Julio César Castellanos, escogió a Gina Parody por sus planteamientos en salud. Según él, la candidata hace un análisis de la ciudad respaldado con indicadores que incluyen metas concretas y tiempos de ejecución. Para él, ese programa tiene en cuenta las necesidades de personas de todos los estratos, lo que le da un carácter inclusivo.

No novedoso
Aunque Peñalosa recibió el mismo número de votos que Parody en el primer lugar, la conclusión es que perdió la capacidad de sorprender con la calidad de sus propuestas. Los expertos no creen que su programa sea el mejor para resolver los temas clave.

Por ejemplo, Peñalosa, considerado como el papá de Transmilenio, no tiene la mejor propuesta en materia de movilidad. Según Bocarejo, el programa del candidato “es el más aterrizado de los tres, pero no necesariamente el que garantiza las mejoras que en todos los campos requiere la movilidad en Bogotá”.

Peñalosa sí es visto como un gran gerente y ese es un punto a favor. La capital, luego de Ecopetrol, sería la empresa nacional que maneja el mayor presupuesto en el país (cerca de $17 billones anuales). Tiene que ser administrada por alguien que reúna altas capacidades gerenciales.

Este es un requisito que, según Alberto Espinosa, director de Relidera, Peñalosa cumple a carta cabal. No en vano le dio la mejor calificación en esa materia. Espinosa cree que el candidato ha demostrado su capacidad para conformar equipos directivos que al final logran resultados sobresalientes.

El aspirante del Partido Verde y de la U también se llevó las palmas en temas de desarrollo empresarial. De acuerdo con la evaluación del empresario Arturo Calle, encargado de este tema, el ex alcalde convence por “ser un visionario que durante su pasada administración logró avances en esta materia, que impulsaron a más de un emprendedor en la ciudad”.

El ex alcalde se llevó los honores en su programa Anticorrupción. María Margarita (“la Paca”) Zuleta, ex zar Anticorrupción, votó por su programa. Según ella, Peñalosa propone acciones concretas que deberá aplicar la Veeduría Distrital por medio de dos unidades: la Antifraude y la de Transparencia, Planeación y Seguimiento. Destacó que las propuestas de Gina están concentradas en hacer transparente la administración distrital y evitar problemas en la contratación. “Sin embargo”, afirmó Zuleta, “hace falta claridad sobre la forma de aplicar los puntos contenidos en el Manual de Transparencia”.

Por su parte, el también ex zar Anticorrupción, Óscar Ortiz, considera que hay un mínimo denominador común en las propuestas de los tres candidatos con mayor opción: "ninguno de ellos tiene una propuesta integral, con puntos estratégicos y variables claramente definidas". Según él, esas variables deberían servir para definir si sus programas se concentrarán en lo jurídico-institucional, en lo político-cultural o en lo ético. 

En asuntos de vivienda, el ex alcalde Peñalosa también barrió entre los expertos. Un tema para nada sencillo, porque Bogotá tiene hoy un déficit de 321.000 hogares, que podría ascender a 550.000 en cuatro años. Para Sandra Forero, presidente de Camacol, la propuesta de Peñalosa en este sector es la más acertada porque le apunta a construir 480.000 viviendas en el cuatrienio. “Si cumple su meta, le estaría pegando al déficit”, remata Forero.

Para cerrar la libreta de calificaciones de Peñalosa, aparecen las finanzas públicas. Acá también ganó. Mauricio Olivera, investigador asociado de Fedesarrollo, explicó que el principal reto en materia de finanzas públicas es gastar eficientemente.

El candidato ha mostrado que tiene una preocupación seria en estos temas y se ha jugado su capital político en estos puntos. Así ha sido en sus posiciones frente al Metro, pues considera que es necesario pensar mejor cómo se va a financiar este proyecto.

Propuestas agresivas
En el caso de Petro, ninguno de los consultados le dio la mejor calificación. Donde mejor le va es en sus propuestas de Educación, Empleo y Finanzas Públicas, pues ocupó el segundo lugar. Los otros siete expertos calificaron su propuesta como la más débil.

Petro todavía genera incertidumbre. Muchas de sus propuestas aparecen como revolucionarias, pero inviables, bien sea por sus costos fiscales, políticos o institucionales. Se percibe un alto riesgo en la ejecución de muchas de esas estrategias.

Stéfano Farné, director del Observatorio Laboral del Externado, quien analizó los programas de empleo, se pregunta si Petro es capaz de hacer sostenible su iniciativa de crear un banco público para cubrir las necesidades de crédito de las personas que no han sido bancarizadas, para impulsar la actividad económica en los sectores más desfavorecidos.

Carlos E. Cavelier, presidente de Alquería y quien comentó los temas de Desarrollo Empresarial, tampoco ve viable su propuesta. “Me generan inquietud sus anuncios de impulsar bajas en los precios de los alimentos en Bogotá, pues es un tema complejo que tiene que ver primero con las condiciones de los mercados y con factores macroeconómicos. Si logra bajar los precios de los alimentos, deberían nombrarlo director de la FAO y no alcalde de la ciudad”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?