| 2/20/2014 5:00:00 AM

Por quién votar al Senado

La economía necesita de buenos senadores. Con base en cinco variables, Dinero evaluó la gestión de los que aspiran a repetir. Ranking de los peores y mejores congresistas del país.

El próximo 9 de marzo, 776 candidatos se disputarán en las urnas el voto popular para conquistar 102 curules en el Senado. La proporción de los que aspiran a repetir es alta, pues hay 78 aspirantes que hoy son congresistas en ejercicio. Esta condición de repitentes puede implicar para ellos una ventaja o una desventaja, por la misma razón: su gestión pasada nos permite conocerlos y tomar una decisión informada. Es poco probable que un congresista malo se vuelva bueno, o que uno bueno se vuelva malo. Los electores quieren entregar su voto a quien de veras se lo merece y la información de la gestión pasada es la mejor herramienta para decidir.

Dinero presenta a continuación su evaluación de los congresistas que aspiran a repetir. Convocamos la asesoría de un grupo de expertos y ellos nos ayudaron a definir cinco variables para calificar la gestión de un congresista, en una escalada de cero a diez: el ejercicio del control político, su iniciativa legislativa, las posibles investigaciones formales en su contra por parte de las Cortes de justicia y la Procuraduría, su asistencia a las sesiones y la calidad de sus intervenciones durante los debates. No es un instrumento perfecto, pero se trata de un conjunto de variables que están estrechamente relacionadas con la calidad de la gestión y son observables.

Analizamos actas de las sesiones, ejemplares de la Gaceta del Congreso, el libro de registro público de intereses y los resultados de derechos de petición ejercidos ante la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado, entre otros elementos. A partir de las calificaciones ponderadas surgen las listas de los mejores y peores congresistas. Algunas de las variables no son estrictamente cuantitativas, de manera que acudimos a los expertos para dar una nota a los congresistas a partir de la calidad de su actuación parlamentaria.

Es importante aclarar que no fueron considerados algunos senadores que, aunque destacados, no se presentarán esta vez a los comicios. Entre ellos están, por ejemplo, los actuales precandidatos presidenciales John Sudarsky y Camilo Romero. Por la misma razón no fueron calificados Juan Lozano, la voz más influyente del uribismo; Juan Fernando Cristo, presidente saliente del Congreso y uno de los principales impulsores de la Ley de Víctimas; ni Camilo Sánchez Ortega, uno de los bastiones del liberalismo, cuyo nombre suena para ocupar la cartera de Hacienda en un eventual segundo gobierno de Juan Manuel Santos.

Por este motivo, las listas que presentamos no se refieren a los mejores y peores congresistas, sino a los mejores y peores congresistas que aspiran a repetir.

El resultado arroja al menos una lección importante. El ejercicio del control político sirvió a la oposición de izquierda para consolidar posiciones, en una estrategia que le ha dejado sustanciales dividendos. No en vano, dos representantes del Polo Democrático figuran entre los diez mejor calificados en este frente. Por lo mismo, la pertenencia a la mesa de unidad nacional –la coalición de apoyo al Gobierno– pudo haber inhibido a representantes de otros sectores en su ejercicio crítico y les redujo su perfil. La excepción a esta regla es Juan Mario Laserna, senador de origen conservador, más técnico que político. Este economista ignoró barreras ideológicas y no dudó en hacer causa común con la oposición cuando se trató cuestionar las políticas públicas en sectores clave, como la prestación del servicio de telecomunicaciones. Terminó encabezando la tabla.

El próximo Congreso posiblemente abrirá la era del posconflicto, si prosperan los diálogos de La Habana, y enfrentará una agenda crucial en materia económica. Muchos congresistas preferirán destacarse en el control político, antes que alinearse mansamente tras la coalición de gobierno. Será un Congreso más interesante que el que cierra ahora.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?