| 6/10/2015 7:00:00 PM

Premex, una empresa de conocimiento con valor

Premex desarrolla microingredientes para la nutrición animal. Sus ventas se han multiplicado por seis en la última década y ya exporta al sudeste asiático.

Cuando se menciona a Premex en el sector empresarial, la admiración es evidente. Con un bajo perfil, esta compañía se ha posicionado como una de las líderes en investigación y conocimiento para que la industria agropecuaria pueda atender sus mercados de manera más eficiente y con mayor calidad.

Premex es una compañía que se dedica a la producción de microingredientes –vitaminas, aminoácidos, antioxidantes– para la nutrición animal.

“Nuestro propósito es contribuirles a nuestros clientes a que sean capaces de producir más proteína, más económica, de mejor calidad”, dice Alejandro Mesa, presidente de la compañía. Sus productos son materia prima de la industria de concentrados que luego va al desarrollo de proteína animal en huevos o carne de pollo, porcinos o vacunos.

En 1979 nació la empresa de un emprendimiento liderado por Carlos Eduardo Mesa, padre de Alejandro, agrónomo y con una maestría en nutrición.

Por años fue la tradicional compañía colombiana. Pero en 2007 inició su cambio: empezó a innovar para producir ingredientes que hasta ese momento importaba.

Así comenzó una nueva historia de Premex, que se consolidó en 2005, cuando hizo un ejercicio de revisión de su estrategia del que surgieron cinco unidades de negocio: premezclas, especialidades, comercialización, ganadería-bovinos, y animales de compañía –caballos y mascotas–. “Ahí nació Premex 2.0, que ha crecido mucho”, señala Mesa.

A partir de 2005, cuando su facturación se ubicaba en US$22 millones, los ingresos se multiplicaron y hoy es una organización con ventas por US$150 millones, de las cuales cerca de $200.000 millones corresponden a Colombia.

¿Qué impulsó este crecimiento?

“Creer que somos capaces. Cambiamos de ser una compañía muy enfocada en costos a una que ahora cuida los costos pero se enfoca en el valor entregado y generado al cliente”, explica Mesa.

La parte internacional ha sido uno de sus focos estratégicos, donde también tuvieron que hacer un revolcón. En 2007, 15% de sus ventas se hacían en Venezuela y después vino la historia conocida: decidieron no volver a pagar y la empresa no volvió a despachar. Así, Premex se puso en la tarea de abrir mercados: montó distribución en Argentina y Chile y empezó el montaje de una red en el sudeste asiático. Hoy las ventas totales en el exterior representan 32% de sus ingresos y, aunque pareciera que con la tasa de cambio a favor de los exportadores entrarían en una bonanza, eso no es tan cierto, pues muchos de los insumos son importados.

¿Cómo será la Premex del futuro?

El fenómeno de la biotecnología viene con disrupciones que pueden transformar industrias y sectores completos y está en la compañía tener la velocidad suficiente para adaptarse.

“El foco es claro tanto en innovación como en investigación. El año pasado hicimos 125 investigaciones, tanto propias como en convenios con universidades en el exterior y locales. Y la tarea es mantener la relevancia de ese conocimiento”, agrega.

Hoy, la compañía está formulando la mega para los próximos años. La que tenía a 2015 la cumplió y si continúa en la próxima década con los crecimientos que ha tenido en la anterior, posiblemente podemos estar ante una empresa de más de US$1.000 millones en ventas en 2025.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?